PROTAGONISTAS CREADORES DE IMAGEN

Maquilladores, los grandes aliados de las celebridades

Son los nuevos gurúes de muchas de las famosas y los únicos que las ven a cara lavada. Ellos corrigen y embellecen. Secretos de las divas, caprichos y soluciones “mágicas”.

Foto:Marcelo Silvestro

Con algunos productos, ingenio y técnica pueden hacer maravillas sobre un rostro: enaltecer las virtudes y borrar los defectos. Y sobre todo, como dicen varios de ellos, “diseñar para embellecer”. Por eso, ellos son los aliados de las celebridades. Se trata de los maquilladores, quienes en tiempos de una exposición constante inevitable pasaron a ser personas indispensables en el “séquito estilístico” de los famosos.
“Cuando empecé, en el ‘91, las modelos se maquillaban solas; únicamente había técnicos en maquillaje que aplicaban el producto correctamente. Hoy el maquillador es un asesor: no sólo sabe de técnicas, sino de los avances en los productos y las tendencias. Maquillar no es aplicar rubor; hoy se piensa. Si mirás la alfombra roja te das cuenta. También sirve para marcar una diferencia: la mujer ya no se uniforma, se anima a jugar”, explica Sebastián Correa, quien atiende, entre otras, a Natalia Oreiro, Julieta Ortega y Andrea Frigerio. Su colega Mabby Autino coincide: “Las mujeres con las que trabajo no sólo me eligen porque sé maquillar, sino porque las puedo asesorar integralmente. Sabemos mucho de imagen, a esta altura llevamos mucho tiempo metidos en este mundo”. Araceli González, Flor de la V y Cathy Fulop se cuentan entre sus clientas.
En la misma línea, Estefanía Novillo asegura que suele opinar mucho: “Nos ponemos de acuerdo con referencias que me buscan y busco para cada trabajo, y soy de las que dicen qué es lo que les conviene”. Por su parte, Oscar Mulet –maquillador de Moria Casán y Nacha Guevara– sentencia: “Una estrella tiene que tener siempre un maquillador a su lado. Miles de veces me han llamado a último momento porque salen a la noche y necesitan verse espléndidas”. En cuanto a esos S.O.S., Novillo asegura que es muy importante ser fiel a sus clientes.

Secretos. “Fulop no sale sin las pestañas postizas. Es muy cuidadosa, y eso es genial porque uno quiere ver en la calle al mismo personaje que ve en la tele: una diva. No está bueno verla en ojotas y con ojeras”, explica Autino, quien revela más secretos. “Araceli siempre me pide que le haga un truquito que hace que sus ojos se vean más brillosos. A Flor de la V le encanta tenerlos súper definidos y exagerados. La Negra Vernaci dice que parece china, así que me pide que se los agrande”, revela.
Pero los pedidos de las celebridades no se basan sólo en correcciones. “Ale-ssandra Rampolla tiene una cara perfecta y le encanta jugar, así que un día quiere ser chica pin-up; otro, Brigitte Bardot ”, agrega Autino. En esa misma línea trabaja Correa con Oreiro: “Es la más jugada, ella siempre arma sus looks desde un personaje. Trabajar con ella es un gran desafío. Dentro de su casa es una hippie, pero cuando se muestra, entiende lo que la gente quiere ver de ella”. Correa maquilla a Frigerio desde hace veinte años y dice: “Me pelea para que no le ponga tanto makeup”. Y sigue: “Julieta Ortega odia que le pinte las cejas oscuras, pero las tiene muy claritas. No sabe maquillarse, así que me llama siempre. A Flavia Palmiero no le gusta cargarse y está en una edad en que, si lo hace, crece en años, entonces mantenemos un estilo natural. Para Cannes le di unas clases y diseñamos un maquillaje para que se lo pueda hacer sola. A Luz Cipriota lo mismo, se maquilla muy bien sola y es creativa”.

Menos es más. “Hoy las cámaras ven diez veces más que el ojo común. ¡Por eso es importante saber hacer una línea! Si sale torcida es inadmisible. Y por otro lado, usar maquillaje de vanguardia: si quedás como una puerta, estás mal”, explica Autino. Para evitar eso, Mulet sugiere las bases siliconadas: “Son livianas y no se notan”. Todos tienen secretos que no revelan ni a las divas.



Julieta Mondet