PROTAGONISTAS GIRA MOTIVACIONAL

Maradona reapareció con su novia, Rocío Oliva, en Indonesia

Durante cuatro días visitará ese país para brindar clínicas deportivas a chicos de varias ciudades. Su actual pareja estuvo, callada, a su lado.

Foto:

Mientras se cumplían 27 años desde que la Selección Argentina se alzó con la copa en el Mundial de México, la “Mano de Dios” se extendió para dar ayuda. Diego Maradona voló de Dubai a Indonesia para llevar a cabo una serie clínicas de entrenamiento para miles de niños. Así reapareció el astro, después de una primera mitad de año particularmente cruzada por la polémica.

De la mano de su novia, Rocío Oliva, y con el dibujo de una furiosa pantera en el pecho, llegó al aeropuerto de Yakarta. La capital y ciudad más poblada de Indonesia, situada en la isla de Java, fue el primer destino del ex DT de la Selección argentina, que continuará su recorrida solidaria de cuatro días por el país asiático en Medan, Surabaya y Makassar.
“Con la presencia de Maradona deseamos que se pueda inspirar la práctica del fútbol en Indonesia para poder ser mejores”, había anunciado días atrás Eddy Sofyan, presidente de la junta de fútbol Badan Sepakbola Rakyat Indonesia (Basri). “Todas las actividades de Maradona en Indonesia serán dedicadas a los niños; se espera que sea una motivación para ellos”, concluyó.

Como no podía ser de otra manera, el hambre de show se hizo sentir y tuvo que dar el toque maradoniano a la cuestión. Así que ahí estuvo, haciendo de las suyas frente a un público divertido con su carisma. Además de charlar con los chicos –que seguramente tienen más fresca la imagen de Messi que de él– y darles consejos sobre fútbol, pateó y firmó pelotas mientras sacaba la lengua, y posó para las cámaras.
Mientras, Rocío, la última y más joven de sus mujeres –incluso más joven que sus hijas–, lo siguió de cerca, atenta y risueña, vestida con calzas, rodete y a cara lavada.

Mientras tanto, en Argentina los problemas parecen haberse acomodado un poco. Al menos después del mediático destape de su ex, Verónica Ojeda, en el programa de Susana Giménez – y su posterior derrotero de notas–, en el que él prohibió, con herramientas legales, hablar de Diego Fernando Maradona Ojeda –hijo que tienen en común–, exhibirlo en cámara e incluso mostrar fotos con la cara del pequeño sin pixelar. Esos días de visita en el país fueron complicados para él: comenzaron con una caótica llegada a Ezeiza y un duro enfrentamiento que incluyó insultos y piedras a los fotógrafos que lo siguieron por la autopista. Ahora tiene un poco de paz.

Antes de emprender su viaje a Indonesia, la Justicia china falló a su favor, condenando a dos empresas, la Compañía de Tecnologías de la Información The 9 –popular portal de videojuegos en línea– y a la Compañía Consultora de Tecnología The 9, a pagar tres millones de yuanes –casi US$ 500 mil– a Maradona por el uso indebido de su imagen en uno de sus productos.


Redacción de Perfil.com


Temas: