PROTAGONISTAS TRAS EL FALSO ANUNCIO DE SU MUERTE

Máxima sigue atenta la delicada salud de su padre Jorge

La reina, en Holanda, retomó su agenda protocolar. En Buenos Aires, la embajada de ese país había montado un comité de crisis ante la supuesta trágica noticia.

Foto:AFP

El delicado estado de salud de Jorge Zorreguieta tiene en vilo a la familia desde hace un tiempo. Y ayer, luego de que se supiera que había sido internado en la clínica Fundaleu unos días antes, muchos medios nacionales e internacionales dieron erróneamente por muerto al padre de Máxima. El revuelo y la conmoción que generó la supuesta muerte del padre de la reina de Holanda obligó a su familia, en un hecho inusual, a desmentir la noticia ante los medios de comunicación que hicieron guardia en la puerta del edificio donde viven los padres de Máxima.

“Papá está delicado, pero está acá, en casa, a nuestro cuidado”, dijo María, una de las hermanas mayores de Máxima. María es hija de un matrimonio anterior de Jorge y como casi todos ellos es de bajo perfil. Pero la circunstancia hizo que fuera la vocera de la familia. La clínica, que hasta entonces había permanecido en un hermético silencio, también se vio obligada a desmentir la versión y lo hizo a través de un escueto, pero directo comunicado en el que se limitaron a negar la falsa información que había comenzado a circular en las horas del mediodía del jueves. “Queremos aclarar que el Sr. Jorge Zorreguieta se encuentra estable y fue dado de alta en el día de ayer de nuestra institución”, decía el comunicado enviado el jueves a las tres de la tarde.

Incluso, el médico de Zorreguieta, Miguel Pavlovsky, aseguró que si bien “el estado del padre de la reina de Holanda es muy delicado, está estable y en su casa”. No obstante, hasta entonces habían sido horas de confusión ya que incluso la embajada de Holanda en Argentina había armado un comité de crisis para manejar el tema. Y los medios internacionales en sus ediciones electrónicas se hacían eco de la falsa noticia. Y ayer el diario monárquico español ABC fue quien mejor definió la situación en una nota que tituló: “La prensa argentina ‘mata’ a Jorge Zorreguieta, padre de Máxima de los Países Bajos”. Luego detalló que “los periódicos más importantes de la Argentina dieron por muerto al progenitor de la monarca durante varias horas. Tiene 86 años y está ingresado por un cáncer en la sangre”.

Preocupación. La salud de Jorge Zorreguieta, que fue secretario de Agricultura y Ganadería durante la última dictadura militar, y que recibe un tratamiento contra la leucemia, había empeorado en los últimos días. Esto motivó que Máxima realizara el pasado fin de semana un viaje relámpago, fuera de agenda y de urgencia, al país. Esta situación hizo suponer que la situación era grave. Ella  permaneció en la Argentina apenas 48 horas. Arribó a Buenos Aires el sábado 15 y por la mañana fue a ver a su padre a la clínica Fundaleu donde había sido ingresado y donde suele recibir su tratamiento ambulatorio. Allí se encontró con su hermano Martín quien también viajó, pero desde Villa la Angostura, donde vive, para ver a su papá. Luego Máxima se quedó en la casa familiar junto a su mamá Carmen Cerruti y su hermana menor Inés para el lunes tomar un avión hacia Holanda y continuar con su agenda.

De hecho, la reina de los Países Bajos estaba de visita oficial en dos ciudades holandesas cuando muchos medios daban por muerto a su padre. La jornada comenzó en Utrecht, donde visiblemente más delgada y con el semblante cansado, hizo su reaparición e inauguró un simposio titulado “De la tradición a la ambición” organizado por una asociación de jóvenes agricultores holandeses. De allí, Máxima se desplazó hacía la ciudad de Groningen para presidir un congreso dedicado a la prevención de la deuda en las familias junto a la secretaria de Estado de Asuntos Sociales, Jetta Klijnsma. Y dicen que si bien se la notó algo cansada, no perdió su característica sonrisa.

Su agenda sigue igual de apretada. La semana próxima tiene una visita oficial de cuatro días a China. Allí se reunirá con el presidente Xi Jinping y con empresarios en calidad de asesora del secretario general de las Naciones Unidas en materia de servicios financieros. Por eso no tendrá tiempo, al menos previsto, para viajar a la Argentina. La última visita de Máxima al país fue por un motivo mucho más grato: el cumpleaños de 70 de su madre en septiembre último.

Impacto mundial de la gaffe 


La noticia sobre “la muerte” de Jorge Zorreguieta comenzó a circular el jueves al mediodía a través de las ediciones electrónicas de los diarios argentinos.Se detallaba que  la información había sido confirmada por llegados a la familia y a las fuentes de la clínica Fundaleu. La importancia de Máxima hizo que los medios internacionales la replicaran hasta que fue desmentida. En casi todos los casos, los medios citaron los nombres de los diarios argentinos como fuentes informativas.



Julieta Mondet