PROTAGONISTAS DIALOGO EXCLUSIVO CON ‘PERFIL’

“Mi hijo está haciendo un gran sacrificio por la vida de los demás”, dice la mamá de Macri

Alicia Blanco Villegas fue la primera esposa de Franco Macri. Esta es la primera vez que habla con un medio. Dice que a Argentina le falta “la cultura del trabajo y del estudio” y que está preocupada por su hijo.

Dibujo de Temes
Dibujo de Temes Foto:Pablo Temes

Lo suyo ha sido siempre el perfil bajo, una cuestión no tan común en el seno del clan de la familia Macri. Sin embargo, los acontecimientos públicos la han obligado a tener que exponerse mínimamente.

Como el día que su hijo asumió como presidente, y ella, Alicia Blanco Villegas, estuvo ahí, en Casa Rosada, junto a su nieta Antonia, siguiendo orgullosa de cerca la asunción de Mauricio Macri como Presidente. Desde allí, tranquila y sin estridencias, participó de esa ceremonia que significó –sin dudas– el día más importante en la vida de su hijo mayor. Como un contraste ya conocido, unos metros más adelante, estaba Franco, el inefable jefe del clan, a quien las cámaras enfocaron cuando se levantó para abrazarse con Mauricio.

Aquel 10 de diciembre de 2015, comenzaba a correr el reloj sobre el mandato de este ingeniero que llegaba para dirigir un país dividido por el voto popular. “Estoy muy contenta”, suelta Alicia Blanco Villegas a PERFIL cuando se le pregunta, a diez meses de la asunción, cómo vive el rol que lleva adelante su hijo. Alicia habla bajito del otro lado del teléfono. Es la primera vez que esboza algún tipo de opinión a un medio nacional. “El está haciendo un gran sacrificio por la vida de los demás”, agrega escueta. Luego de hacer un silencio, dice con la frase incompleta: “No es fácil…”.

—¿Qué no es fácil?
—Ser el presidente de este país.
—¿Por qué piensa eso?
—Porque éste es un país al que le falta la cultura del trabajo y el estudio. La gente no está acostumbrada y tiene que empezar a pensar con inteligencia. Es un despiole lo que han hecho.
—¿Usted le da algún tipo de consejo?
—No, él sabe lo que tiene que hacer.
—Pese a este escenario que comenta, ¿lo ve capacitado? ¿Piensa que le puede ir bien?
—Sí, pero estoy preocupada por él.
—¿Por qué?
—Por esto que le digo, no es un país fácil de manejar.
—El tuvo algunos episodios de alarma en su salud este año. ¿Lo dice por eso, además?
—Qué le parece. Disculpe, no puedo hablar más. Lo tengo que dejar.

Ella , la primera.  El  fin de la comunicación es pedido de forma amable, no sin antes lamentarse por el hecho de no tener a su hijo cerca en este Día de la Madre; Macri sigue de viaje  en Italia.

Alicia Blanco Villegas tiene 79 años y es integrante de una familia ganadera oriunda de Tandil. Se casó con Franco Macri en 1958 y tuvieron cuatro hijos: Mauricio, Sandra, Mariano y Gianfranco. Después de separarse, a comienzos de los 80, Franco contrajo matrimonio por segunda vez con la psicóloga Cristina Grieffer, con quien tuvo a Florencia. Por su parte, ella no tuvo más hijos y formó pareja con Julio Landívar. Ambos llevaron adelante caminos distintos: Franco construyó una vida pública, producto de su liderazgo en empresas dentro del rubro de la construcción, el correo y la industria de los alimentos, entre otros. Sí, ambos celebran  a su modo el crecimiento de su hijo.

Ahora Alicia se siente orgullosa pero está preocupada, un sentimiento similar, de los que emanan de la familia, al que Franco esbozó en marzo de este año, cuando confesó en televisión que no quería que su hijo sea presidente, “por el sacrificio grande que esa tarea implica”.