PROTAGONISTAS DINASTIA GLAM

Moisés y Peter: los ‘herederos’ de Oscar de la Renta

El primero, dominicano como él, es su hijo adoptivo. El otro es inglés, y fue elegido por el diseñador para sucederlo en el imperio fashion que fundó en 1965.

PERFIL COMPLETO

Aunque falleció el pasado lunes, el adiós de sus amigos, clientas y seguidoras recién se hará el 3 de noviembre en la capilla San Ignacio Loyola, en Park Avenue, Nueva York. La familia informó que será privado pero, como sucede en estos casos, nadie descarta que se convertirá en un acontecimiento social con alfombra roja incluida.

En la década del 60, Oscar de la Renta se convirtió en uno de los diseñadores favoritos de las mujeres elegantes de Estados Unidos cuando una de las reinas del glamour mundial, Jacqueline Kennedy, comenzó a incluir sus diseños en su guardarropa. Esa carrera en ascenso lo llevó a cruzar el océano y aceptar el desafío de recuperar el prestigio –y las clientas– de la casa Balmain. Además de conseguirlo, ese hecho hizo que de 1993 a 2002 viviera entre París y Nueva York, donde mantenía la empresa que llevaba su nombre.

Prolijo, cálido y metódico, y seguro de que su ciclo terrenal estaba cerrándose, De la Renta eligió a su sucesor: Peter Copping. Este inglés formado en la famosa escuela Saint Martins y en el Royal College of Art, ambas en Londres, construyó una carrera en los ateliers de Sonia Rykiel y de Christian Lacroix; también lo eligió Marc Jacobs cuando éste era director creativo de Louis Vuitton. Finalmente, Copping terminó en Nina Ricci durante los últimos cinco años, donde su misión fue remozar la marca para participar en un mercado cada vez más competitivo. El desafío de Copping es ahora continuar con el legado del diseñador. Su prueba de fuego será en febrero de 2015, en ocasión de la Semana de la Moda de Nueva York, cuando los creativos de ese país presentan sus propuestas para el otoño-invierno 2015/2016. “Este es un paso importante para mí”, dijo Copping, “De la Renta definió la elegancia norteamericana, y ayudar a garantizar el futuro de la firma es muy emocionante”.

Por otro lado está Moisés de la Renta, de 29 años y también diseñador. Fue en 1984 cuando él llegó a la vida de Oscar, quien decidió adoptarlo cuando leyó que, en República Dominicana, unas monjas lo habían encontrado siendo un bebé en un tacho de basura. Moisés fue criado por Oscar y su esposa, Annette, madre de otros tres hijos. A los 19 años ingresó al Fashion Institute of Technology de Nueva York y, obviamente, los primeros pasos los dio en el atelier paterno. En 2009, en un viaje a España, surgió la posibilidad de trabajar para Mango. A pesar de que heredará parte de la fortuna de su padre, él no integra el directorio de la empresa, cuyo CEO es el marido de la primera esposa de Oscar de la Renta.



A.G.