PROTAGONISTAS LEGENDARIA CONDUCTORA DE TELENOCHE

Mónica cumple 80 años y reunirá a ‘su gente’ en San Pedro

Ahora hace radio. Fue personaje social, coqueteó con el espectáculo, pero su consagración llegó conTelenoche, Mónica presenta y Mónica y Andrés. 

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Tenía la idea y el formato, tenía imaginados los bloques, tenía pensados los temas y hasta los personajes que desfilarían por el programa que en algunas semanas comenzaría a producir en Canal 13, pero me faltaba un pequeño gran detalle: no tenía quién lo condujera.

Fue Carlos Montero, director de programación del canal, quien me sugirió el nombre de Mónica. No la conocía personalmente, pues mientras ella conducía con Andrés Percivale Telenoche yo estaba en Canal 9, y cuando llegué al 13 en 1973, ella estaba en el 11. Tomé contacto telefónico con Mónica, que estaba en París, y le conté someramente mi idea, que era en ese momento hacer un programa semanal de investigación periodística sobre temas y personajes. Sinceramente pensé, en medio de la conversación, que no le atraía mi propuesta, sobre todo cuando me dijo que le habían ofrecido, para otro programa próximo a salir –VideoShow, de Canal 11–, ser su corresponsal en Europa. Por lo tanto, debía pensar en otro conductor o conductora para mi idea.

Pero al final de la charla imaginé que existía alguna posibilidad cuando me dijo que en los próximos días viajaría a Buenos Aires y propuso tener una nueva conversación. Fue allí que la conocí personalmente, y enseguida me di cuenta de que ese programa que imaginaba no podía ser conducido por otra persona que no fuese Mónica. Supongo que ella pensó lo mismo, pues aceptó rápidamente ser la conductora del nuevo programa: Mónica presenta.

El ciclo comenzó en forma semanal allá por mayo de 1977, y con este formato llegó a septiembre, cuando se transformó en un programa diario. Antes de la primera emisión cometí mi primer error con ella, que seguramente no sería el último, porque en mi obsesión de “producir todo” le pedí que para el debut cambiara su peinado. Sólo me dijo “¿Te parece?” y accedió sin más. Cuando llegó esa tarde al canal con el nuevo look que yo había solicitado, me di cuenta de mi error: no era la Mónica que yo había imaginado, y ella, aun sabiéndolo, acató ese error mío. Por supuesto, al siguiente programa volvió, en su imagen, a ser la que ella sabía y debía ser.

Con esta anécdota quiero marcar una de las cualidades más destacadas de Mónica Cahen D’Anvers, y que es haber hecho muy fácil trabajar con ella, porque siempre estaba dispuesta para cualquier “misión” a pesar de que no le gustase, facilitando también el trabajo con los otros miembros del staff, puesto que si Mónica, siendo la cabeza de ése que fue el programa periodístico de mayor rating de nuestra televisión, estaba siempre a disposición, los demás también debían estarlo. Esta actitud y profesionalismo permitió lograr un programa exitoso e inolvidable para quienes lo veían, y también para quienes lo hacíamos.

Su forma de trabajar y liderar hizo que, junto con quienes la acompañaban en cámara –que eran Roberto Maidana, César Mascetti, Domingo Di Núbila y Tico Rodríguez Paz–, mostrara el mundo y los personajes del momento con cámaras y estilo nuestro. Por allí pasaron Pelé, el ayatolá Khomeini, Angie Dickinson, Muhammad Ali, Sophia Loren, Juan Manuel Fangio, el astronauta del Apolo 11, Buzz Aldrin, y muchos más. Cubríamos in situ los acontecimientos más dramáticos del momento, como la caída de Idi Amin, la matanza de Guyana, la muerte de Aldo Moro o la guerra de El Salvador, y otros más gratos, como el casamiento de Carolina de Mónaco, que marcó la mayor audiencia de Mónica presenta, con 44,6 puntos de rating.

Porque, como ella misma decía, parodiando una publicidad de esa época, “Yo soy el ‘che pibe’ porque voy contenta adonde me mandan”. Mónica fue, es y será “una estrella nada estrella”.

*Produjo a Mónica en Mónica presenta, Mónica y Andrés, El personaje, y también fue productor de ciclos televisivos como El espejo y Desayuno.



Eduardo Metzger