PROTAGONISTAS ERICA GARCIA

“Nadie en el planeta osaría ponerle los puntos a Mollo”

La ex pareja de Ricardo Mollo, se enojó porque él no la mencionó en un reportaje sobre su vida. Reacción rockera.

Foto:Cedoc Perfil

En medio de un desahogo profundo Erica García le escribió  una carta abierta a su ex, el también músico Ricardo Mollo, y puso de relieve que no sólo la farándula saca sus trapitos al sol. El rock también. El líder de Divididos fue invitado el miércoles a Línea de tiempo, el programa de Matías Martin. Tal como lo indica su nombre, se hizo una repaso por la vida del músico. En el compilado, no hubo ninguna mención a Erica, la mujer con la que Mollo tuvo una relación entre 1989 y 1999. Luego de una catarata de tuits en la noche del mismo miércoles, García hizo catarsis con una carta pública. “Esto empezó con un tuit de algunos que me iban comentando lo que decía al aire. Me dijeron ‘Quedate tranquila que no te nombró’. Me quedé tranquila diez segundos y después dije: ‘Wait,  ¿cómo una persona con la cual compartí todo por diez años no me nombró?’,”, contó ayer García al diario PERFIL.
La carta es extensa y directa. Ella le recordó haber sido la mujer que crió a su hijas desde los tres a los 13 años, la que compuso canciones que cantaban en el jardín, mimaba y cuidaba, “mientras vos estabas ocupado con tu adicción”.

Se refirió también como la mujer que cuidó a Diego Arnedo, el bajista de Divididos, “mientras se moría casi en mi cama cuando vivíamos en Ramos Mejía”; la que lo acompañó “en las alturas, infiernos, enfermedades y recuperaciones, tiempos de pobreza y riqueza”; y como la mujer que fue nominada al Grammy por un tema que produjeron juntos (Vete Destino). “Soy la mujer que literalmente te salvó de la muerte, a esa mujer se la respeta”, continuó. En las líneas siguientes le pidió que por ser  “esa mujer” lo mínimo que podía hacer, es respetarla: “Es lo que hace una persona que tiene sus relaciones superadas, porque al ser los dos músicos, con gente que tiene tatuadas nuestras canciones en sus pieles, ya somos parte imborrable de la historia del rock argentino”, argumentó Erica.

Casi sobre el final, le dedicó un párrafo a Natalia Oreiro, a quien Mollo conoció en 2001, con la que se casó y tuvo un hijo: “Mandale besos a Natalia, que sabés que la admiro y no tengo ningún interés en ninguna enemistad con nadie y creo que a ella también esta carta le va a gustar y a aliviar en muchas cosas, al ver que no hay ningún resquemor de pareja de parte mía, sino de genuino reconocimiento de persona a persona”.

Consultada por PERFIL sobre el por qué de esta carta pública, Erica explicó que “es mejor que en vez de un par de inventos tengan toda la verdad de mi puño y letra. La escribí y hace dos días que a la gente le interesa. No puedo comprender el fenómeno, pero parece que hubiera canalizado sentimientos de mucha gente”. Y remarca incluso sorprendida: “He recibido tanta adhesión que hasta parece que la gente necesitaba esa carta”.
Según cuenta, varios músicos le dijeron sentirse identificados, e incluso los que la conocieron con Mollo, la felicitaron. “Todos saben que lo que digo es cierto, no hay maldad ni oportunismo. Sé que movilizó porque nadie en el planeta, ni el hombre más feroz, osaría decirle algo a Mollo y ponerle los puntos”, finalizó Erica.

   La cantante cerró su diatriba epistolar explicando que necesitaba decirle todo esto públicamente por la “línea de tiempo” que él decidió trazar en el mencionado ciclo televisivo. “Espero encontrarte pronto a vos Ricardo, a vos (Matías) Martin y a todos los periodistas en los premios y fiestas y entrevistas, como nos encontramos siempre, y saludarlos con un abrazo y una sonrisa sanadora. Viva la vida. Salud”.



Agustin Gallardo