PROTAGONISTAS LE DIAGNOSTICARON CANCER

Para cuidar de Noah, Lopilato y Bublé cancelaron sus compromisos laborales

Con el inesperado diagnóstico, Luisana viajó de urgencia a Los Angeles para que su hijo mayor comience el tratamiento. El cantante, de gira en Londres, voló para estar con ellos.

Unidos. La pareja coordina sus agendas para poder estar los cuatro juntos, el mayor tiempo posible, en el lugar del mundo que sea. En breve, los padres de Luisana viajarán para estar con ellos.
Unidos. La pareja coordina sus agendas para poder estar los cuatro juntos, el mayor tiempo posible, en el lugar del mundo que sea. En breve, los padres de Luisana viajarán para estar con ellos. Foto:Cedoc Perfil

El rumor acerca de un problema de salud había comenzado a circular hace una semana. Paperas, mononucleosis... fue lo primero que se barajó con la intención de desdramatizar los trascendidos y bajar la preocupación que había empezado a gestarse en el medio artístico. Pero finalmente, el jueves por la tarde, se confirmó lo que nadie quería escuchar: Noah Bublé tiene cáncer. El pequeño hijo de tres años de Luisana Lopilato y Michael Bublé tendrá que dejar de jugar un tiempo con su disfraz a que es el Hombre Araña o con su micrófono a que es un cantante, como su papá, para someterse a un tratamiento de cinco meses en los Estados Unidos. Porque ha comenzado la batalla. Así lo definían en un comunicado sus padres, quienes no esperaban semejante panorama. “Pensaban que Noah tenía paperas o mononucleosis, pero al final eran anginas”, había dicho hace unos días Javier Furgang, representante de la actriz. Pero lejos estaba de ser ése el diagnóstico.

Hace 48 horas, un allegado a la familia confirmó el triste rumor a Perfil.com: “Le hicieron más estudios y se lo detectaron. Tiene cáncer. Pero ellos lo van a decir”. En la mañana de ayer llegó el comunicado de prensa. “Estamos devastados por el reciente diagnóstico de cáncer de nuestro hijo Noah, quien se encuentra actualmente en tratamiento en los Estados Unidos”, así comenzaba el escrito que tanto la actriz como el cantante postearon en sus respectivas redes sociales. “Siempre hemos hablado mucho sobre la importancia de la familia y el amor que tenemos por nuestros hijos. Luisana y yo vamos a dedicarle todo nuestro tiempo y atención a ayudar a Noah a ponerse mejor, suspendiendo nuestras actividades profesionales por ahora. Durante este difícil momento, les pedimos que oren por él y que por favor respeten nuestra privacidad. Tenemos un camino largo por delante y esperamos que con el apoyo de nuestra familia, amigos, fans alrededor del mundo y nuestra fe en Dios, podamos ganar esta batalla”, finalizaba.

Si bien se deslizó que el tipo de cáncer que tiene es leucemia, ayer su tía Daniela Lopilato lo desmintió. “Es una situación muy delicada para toda la familia. No hablen más de leucemia porque eso no es lo que está especificando el comunicado. Tampoco es algo del sistema nervioso central”.

Por lo pronto, Noah comenzó un tratamiento en Estados Unidos y los Lopilato planean viajar allí la semana que viene. Lo importante, reflexiona un allegado, es que “fue detectado a tiempo, eso es muy importante dentro del cuadro”.

Operativo.
Tal como anunciaron tanto Luisana como Bublé, suspendieron todo. Y el domingo 30 de octubre, tras varios días de incertidumbre sobre la salud del pequeño, la actriz viajó de urgencia a Los Angeles. Allí se reunió con su marido, quien había estado en Londres haciendo la promoción de su último disco, Nobody but Me. La actriz tenía pasaje de regreso a Argentina para ayer, viernes 4, que fue cancelado. El viaje coincidió con el último posteo en su cuenta de Instagram.

Luisana había llegado a Argentina a principios de octubre junto a su marido y sus dos hijos, Noah y Elias, de 10 meses, para instalarse en su casa de Nordelta. Y enseguida contagió a todos con su espontaneidad en cada entrevista, casi siempre bajo la atenta mirada de su papá, Eduardo.

Su cabellera rojiza y sus nuevos modales a causa de las clases de protocolo que estaba tomando eran tema de conversación. ¿El motivo? Numb y Los que aman odian, las dos películas que la tienen como protagonista. La primera, un thriller apocalíptico que hará junto con Harvey Keitel y Hayden Christensen y que se filmaría en Buenos Aires. La segunda, una producción del argentino Alejandro Maci.

Ambos trabajos la habían traído muy entusiasmada al país. Es que en el cine, Lopilato encontró la manera de aunar sus dos pasiones, su familia y la actuación. “Tengo muchas ganas de enfocarme en esto, hoy el cine se adapta mucho más a mi vida familiar. Era muy difícil para mí estar doce horas metida en un estudio, todos los días. Tengo dos hijos chiquitos a los que quiero disfrutar”.

Pero todo cambió. Aunque la actriz canceló todo y se fue, por el momento se sigue adelante con el rodaje de Los que aman...“Quedarán algunas escenas que luego se verá cuándo las puede terminar”, dijo ayer Furgang a PERFIL.



Julieta Mondet