PROTAGONISTAS


Pelea de periodistas: la estrategia de la TV para recuperar rating

El cruce entre Casella y Ventura puso en primer plano una tendencia: los periodistas son los nuevos mediáticos.

Saldo. El lunes 5, Beto Casella dedicó su programa a su discusión con Ventura: tuvo picos de 12 puntos, un record incluso para el canal.
Saldo. El lunes 5, Beto Casella dedicó su programa a su discusión con Ventura: tuvo picos de 12 puntos, un record incluso para el canal.
Foto:Cedoc

La ropa sucia -dicen- se lava en casa. Premisa algo compleja en estos tiempos donde lo que sucede puertas adentro, genera interés. Mucho más, si se trata del ambiente del espectáculo y la televisión.  donde los protagonistas son periodistas. El conflicto que se originó luego de un informe del programa que conduce Beto Casella en el que se habló de una supuesta paternidad extramatrimonial de Luis Ventura con una vedette cordobesa, tuvo su punto cúlmine con la dura charla que Casella mantuvo con Ventura en su programa en radio donde la noticia en cuestión quedó de lado frente a chicanas de ambos, las cuales se convirtieron en dardos apuntados directo a sus respectivas carreras periodísticas y hasta aspectos físicos.  

“Elegí la esquina así arreglamos esto entre vos y yo Casella, si es que sos de Haedo y tenés huevos como decís”, afirmó Ventura. “¿Te pensás que todo el mundo se va a cagar con tu extorsión, querido? Sos una cagada Ventura, un mentiroso de mierda”, le retrucó Casella en medio de una discusión que duró alrededor de veinte minutos al aire.

Esta semana los programas de radio y televisión se hicieron eco de la discusión frente al interés que este tipo de acontecimientos —cada vez más repetidos— genera en el televidente. Casi como una consecuecia directa, el lunes los programas Bendita, Intrusos, Intratables, El diario de Mariana e Infama lograron subir vario puntos de rating. Por caso, el propio Casella llegó a hacer picos de 12 puntos en Canal 9, un número impensado para su franja horaria.

Ventura no hizo mención aún a la supuesta veracidad de su supuesto hijo extramatrimonial con la vedette Fabiana Liuzzi, y dejó de concurrir a su programa Intrusos esta semana. “Fue una decisión consensuada entre él y el canal. Está pasando un momento complicado en su vida personal y esperamos que pronto se solucione”, comentó a PERFIL Liliana Parodi, gerente de producción del canal quien prefirió no hacer más comentarios al respecto. Fueron varios los productores televisivos, gerente de contenidos y periodistas del medio que se excusaron de opinar  a PERFIL. En varios casos —dijeron— por tener cierta afinidad con los protagonistas de este escándalo. “Yo lo puse en tapa porque tengo una noticia, la chequeo y la publico. No importa quién es. Por qué los demás no la publicaron no lo sé. Habría que preguntarles a ellos, le tendrán miedo” dijo a PERFIL Fernando Cerolini, director de la revista Pronto.

Debate. La acalorada pelea entre Ventura y Casella puso en tela de juicio hasta dónde los medios audiovisuales necesitan de este tipo de contenido para hacer una diferencia de rating o, simplemente, no quedar fuera de un tema que el resto estuvo  mencionando. Para Santiago Marino, Director de la Maestría Industrias Culturales de la Universidad de Quilmes, este fenómeno viene ocurriendo desde 2008, cuando se pusieron en debate los medios de comunicación como actores políticos, sociales y económicos. “Las Industrias culturales tienen tres rasgos que las caracterizan: uno, es que son un resultado de un trabajo creativo; dos, que existe una composición económica compleja que se basa en costos fijos altos y costos variables bajos. El tercer factor, y el principal , es que rige una aleatoriedad de la demanda. Uno no sábe cuándo un contenido va a ser un éxito o un fracaso. El 'star system' garantiza cierta cantidad de audiencia en medio de inversiones que buscan repetir formas para reducir la aleatoriedad de esa demanda”, reflexiona Marino. “Lo que no es mediatizado no existe. No está legitimado —coincide Daniel Bilotta, titular de la cátedra de Planificación Comunicacional de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora—.  Así es como la sociedad se entrega a sí misma como espectáculo, y pone en escena temas que antes eran de dominios privados, como la intimidad”.

Máximo Paz, decano de la Facultad de Ciencias de la Educación y de la Comunicación Social dela USAL, va más allá y sostiene que los medios de comunicación, como otras instituciones sociales, son un reflejo del cuerpo social. “Las teorías acerca de la demonización de la tevé yo las relativizo. De alguna forma existen determinados contenidos porque hay ciertas características de las personas que ven esos contenidos”, dice Paz. En esta línea sostiene que los medios están hechos con personas que forman parte de esa sociedad y no son una entidad abstracta. “Están representados por personas que tienen determinadas características y que a su vez consumen medios. Las características que tienen los medios coinciden con las de las de la sociedad. Y esas características tienen que ver con una suerte de búsqueda de determinados contenidos en detrimento de otros. En este contexto esos contenidos tienden a ser sensacionalistas y hay una preferencia por ellos. Cuando se hace un análisis de la lectura de los medios on line en el ranking de artículos más leídos, siempre están los asesinatos, las violaciones, los robos y los secuestros.

Sospecho que no es por una preocupación social sino por un disfrute. Entonces, no es sorprendente que sucesos como el de Casella, Ventura y Lanta sean bien recibidos”, agrega Paz.

Como en su momento lo fue la pelea entre Fabián Doman y Evelyn Von Brocke, la  de  de Ventura y Casella atrae y  convierte a los periodistas en indudables protagonistas de la noticia. Marino hace un llamado de atención en este punto: “Estos periodistas ya tienen su experiencia pero corren el riesgo de construir su carrera en torno a su figura. Eso atrae y el negocio de la televisión los va convirtiendo en especies de vedettes. Los programas que siguen la noticia tienen la necesidad de tener presentes como sea a este nuevo tipo de estrellas para mantener el rating”. Ricardo Ravanelli, productor general de ARTEAR y responsable del ciclo Periodismo para Todos, disiente en este punto: “Yo relativizaría eso del rating. Es verdad que esos ciclos subieron sus promedios, pero creo que no es más que un escándalo pasajero”.

Paz sostiene que existe cierto culto hacia lo híbrido, en donde el periodismo se mezcla con el espectáculo. “Esto sucede en un montón de aspectos: desde la sexualidad hasta los consumos culturales. El problema no es que exista porque es una tendencia natural hacia las convergencias —reflexiona Paz—, el problema es la calidad de la síntesis que se produce ¿Está a la altura de lo que seria la función social del periodismo? Si nosotros no podemos acceder al mundo porque es muy complejo y necesitamos de los medios, es ahí donde estos tienen una gran responsabilidad. Y ¿hasta qué punto se está cumpliendo con esa responsabilidad de recrear lo más fielmente lo que sucedió?”.



Redacción de Perfil.com


Temas:

  • Beto Casella
  • Luis Ventura
  • Peleas entre periodistas
  • Jorge Lanata