PROTAGONISTAS ANFITRIONES DE EXPORTACION


Peterson y Lousteau, al frente del Bicentenario en Estados Unidos

PERFIL habló con el director Mariano Vales, director de la orquesta que interpretó el Himno Nacional en Washington. 


Foto:Facebook Embajada Argentina

Para ella no pasó aún el primer semestre en su rol diplomático, pero parece sentirse a gusto en Washington. Carla Peterson estuvo radiante durante la celebración que ella y su marido, Martín Lousteau, montaron en la embajada argentina en Estados Unidos por el 9 de Julio. Este es el segundo festejo patrio que los tiene como anfitriones en la capital norteamericana.
Ante cientos de invitados, DC Youth Orchestra –orquesta juvenil de Washington–, interpretó el Himno Nacional. Y casualmente bajo las órdenes de un director argentino, Mariano Vales, quien relató a PERFIL cómo fue esta especial reunión por el Bicentenario del 9 de Julio.
“No es la primera vez que tocamos en la embajada argentina”, dijo a PERFIL Vales, desde Washington. “Cuando Bordón era embajador (N. de la R.: se refiere al mendocino José Octavio Bordón, embajador en Estados Unidos de 2003 a 2007 y actual embajador en Chile) hicimos un par de eventos con un grupo de cámara que yo dirigía. Y en 2009, una pequeña muestra sobre uno de mis musicales”.

—¿Conocías a Martín Lousteau y a su mujer?
—Los conocí después de su llegada a Washington. Mi condición de argentino residente en esta ciudad, de ser el director musical de la orquesta juvenil de Washington, y de haber estrenado algunos musicales aquí, además de mi trabajo de años en el tema de la música para inclusión social, me han acercado por suerte a muchas personas interesantes, entre ellas funcionarios de embajadas y sus familias, incluida la Argentina.
—¿Qué interpretaron?
—Hicimos unas transcripciones para orquesta de cámara de unas piezas para piano que escribió Juan Bautista Alberdi. También tocamos Piazzolla. Un pequeño homenaje a dos hombres que, a su modo, contribuyeron a la construcción de nuestro ser nacional.
—¿Te quedaste a la recepción posterior?
—Sí
—¿Cómo fue el clima durante el festejo?
—En general hubo un lindo clima, en gran parte creo yo que gracias a la actitud siempre cordial y relajada del anfitrión.
—¿Qué se siente tocar el Himno Nacional un día como este y en la embajada?
—Es un gran honor, por supuesto, compartir con mis compatriotas semejante fecha en el extranjero. Y fue emotivo sentirlos cantando el Himno con ganas. Algunos me dijeron que fue por la orquesta en vivo, otros porque los contagiaba el entusiasmo de los chicos tocando nuestro Himno con tanto amor y pasión.
—¿Sólo hubo público argentino?
—No. Me crucé con varios extranjeros, embajadores, familiares de argentinos, y otros.



Ernesto Ise