PROTAGONISTAS ELLA TIENE 28 AÑOS, EL 59

“Queremos ser cautos, cuando sea el momento hablaremos”

En diálogo con PERFIL la modelo Gisela Berger habla de su relación con Scioli. La aprobación de sus padres y el manejo de la exposición.

.
. Foto:Cedoc Perfil

“Es la vida, es así. Todo pasa”, dijo apenas comenzaron los rumores de separación de Karina Rabolini. Hoy el presente de Daniel Scioli está muy lejos de quien hubiese podido ser la primera dama y muy cerca de una joven de 28 años: Gisela Berger quien esta semana se transformó en el objetivo más buscado  desde que trascendió un video en el que se los ve juntos en un boliche  con palmeras de fondo, luces de colores, tragos en mano y vestidos de cóctel.

El telón de fondo resultó ser Punta Cana, adonde según dijo el ex gobernador, consultado tras su arribo al aeropuerto de Ezeiza, fueron para pasar el rato con amigos. “Tenemos una muy buena relación, venimos de la casa de Julio Iglesias, y de un casamiento con la familia Rainieri”. Y ante la pregunta clave sobre su compañía, Scioli se escudó en un: “La pasamos muy bien, estamos muy bien”. Mientras, ella lo miraba sin saber qué decir. Y pese a que se mostró incómodo, el ex candidato presidencial, quien está siendo investigado en una causa de corrupción, no pudo dejar de evaluar el ruido que generaría su llegada de la mano de una rubia despampanante y 31 años más joven que él. Hoy es el centro de las miradas, situación que ella maneja con diplomacia.

 Ya más suelta y tranquila, en diálogo con PERFIL, la modelo asegura que están en pareja pero no es momento para mostrarse. “Estos días mi teléfono estalló. Después de este revuelo hasta me llaman para ofrecerme propuestas de trabajo. No lo puedo controlar, no es algo a lo que esté acostumbrada. Pero sabía que iba a ser así y no de otra manera”, reflexiona la joven con raíces alemanas que pasó del anonimato al ojo de la tormenta. Y suma anticipándose a la pregunta: “De todos modos, queremos ser cautos y preservar esto. Cuando sea el momento hablaremos y contaremos”. Ante la insistencia de PERFIL, Gisela vuelve sobre sus palabras, que parece medir con dedicación, con un: “Yo me siento muy bien. Estoy feliz. Pero queremos preservarnos y esperar a que todo esto se acomode”.

No quiere dar detalles ni del viaje ni de la relación. Menos hablar de Karina o de si ya conoció a la hija del ex gobernador, Lorena Scioli. Pero por lo pronto, todo indica que no hubo presentación familiar de ninguno de los dos lados. “Siempre paso una fecha de las Fiestas con mi familia en mi pueblo. Y va a ser una buena ocasión para charlar y contarles”, explica mientras asegura que si la ven bien, sus padres la apoyan en todo.

De Steven Taylor a Scioli. Gisela es cordobesa, de un pueblito fronterizo con Santa Fe de apenas cinco mil habitantes: Pozo del Molle. Sin embargo, pasó toda su infancia y adolescencia en Alicia, otro pueblo cordobés de similares características. Hija de un transportista y de una empleada de un local de Lotería, siempre supo que lo suyo era el modelaje y admiraba a Valeria Mazza: no se perdía ningún desfile y ShowMatch era su otro gran programa. Si bien hizo sus primeras armas en el mundo laboral en una agroquímica del pueblo pronto comenzó a participar de concursos de belleza. “Gané en cinco”, dirá orgullosa. Fue Miss Córdoba en 2009; princesa Reef en Punta del Este; chica del verano Carlos Paz 2015 y siguen... “La agroquímica me enseñó mucho. Sobre todo a ser disciplinada, pero no era lo mío. Así que apenas pude me fui a Buenos Aires”. Su presencia en un evento solidario de su coterráneo Fabio “La Mole” Moli hizo que conociera a Tinelli, y al Chato Prada quienes no dudaron en sumarla al staff de bailarinas. Su paso por ShowMatch en 2012 es su mayor antecedente junto con integrar el elenco de la comedia Extraña pareja, en 2014 en Carlos Paz. “Me han ofrecido hacer revista pero no me siento cómoda en ese rol”, explica. Trabajó también con el representante Leandro Santos imputado en una causa por prostitución vip que incluye viajes con políticos y empresarios. Y para quien también trabajaron la modelo Florencia Cocucci, conocida por el caso del fiscal Alberto Nisman, y la ex GH Maipy Delgado. Como miembro del staff de modelos Berger pasó una tarde con el líder de Aerosmith en un barco durante la última visita del grupo en octubre. Pero al ser consultada, ella se desliga de Santos. “No tengo nada para decir. Nada que ver. Igual, soy muy relajada y no me engancho en todo lo que se dice porque si no, no tengo vida. Me enfoco en mí, en lo que me hace bien”.

Karina Rabolini: bajo perfil y hermetismo

Karina Rabolini acompañó a Scioli durante toda la campaña presidencial. Su look de primera dama dando cátedra de cómo hacerse un peinado elegante en 5 minutos, su amor profeso por el motonauta, y su labor solidaria fueron parte del extenso abanico de temas.

Sin embargo, apenas terminaron los comicios, todas esas palabras y miradas de amor que se intercambiaban en público se disiparon y se supo una nueva separación. Para febrero ya era un hecho. Desde entonces, la ex modelo, quien estuvo 30 años en pareja con Scioli (casamiento en 1991 y divorcio en 1998 incluidos) no asiste a ningún evento. Hizo un viaje corto al interior del país, pero se mueve con mucho hermetismo. Hoy el perfil bajo y su empresa, a la cual acaba de sumarle una línea de ojotas y ropa blanca, son su único entretenimiento. Claro que también se le endilgaron amores como con el jefe de campaña de Scioli Ignacio Castro Cranwell. Pero nunca fue comprobado.