PROTAGONISTAS

Ricky Martin en Punta del Este: familia y show con invitados vip

Voló desde Australia –allí trabaja en el ciclo La voz– para actuar en Uruguay y abrir hoy en Chile el Festival de Viña del Mar. Fotos

Foto:Gentileza Conrad

Llegó de Australia, donde participó como coach del popular ciclo The Voice –lo que elevó aún más su nivel de popularidad fuera del mercado latino– y desde allí lanzó Come with me, un tema de su nuevo disco que ya lidera la lista Latin Airplay de Billboard. Además, su canción Vida será el tema del Mundial de Fútbol 2014 y se supone será un hit como el logrado por Shakira con Waka Waka en Sudáfrica 2010 o por él con La copa de la vida en Francia 1998.

Y en lo personal, Ricky Martin está recientemente separado de común acuerdo de Carlos González tras ocho años de amor, pero feliz. Su presente no puede estar mejor, y eso se nota cuando se sube al escenario. El miércoles por la tarde, el cantante llegó a Punta del Este para ofrecer un recital –que dio el viernes por la noche– que hizo las veces de previa a lo que será hoy su participación en el Festival de Viña del Mar. Y no decepcionó; el reencuentro con su público fue emocionante e hizo bailar durante dos horas a los cinco mil asistentes que coparon el playón del Conrad.

Ricky hizo este viaje acompañado por su madre y sus dos hijos, Matteo y Valentino; los cuatro ocuparon una suite de 600 metros cuadrados que cuenta con dos livings, comedor, kitchenette, escritorio, jacuzzi con vista al mar, biblioteca, videoteca, terraza semicicular desde la que se observa la península esteña en toda su dimensión. Aunque él ya había ocupado esa suite en un viaje anterior, el atardecer del jueves lo impresionó tanto que lo compartió con una foto con los casi diez millones de seguidores que tiene su cuenta de Twitter.

Según informó el hotel, fue muy austero con sus pedidos: solicitó cuatro camionetas con vidrios espejados para traslados y paseos; mucha fruta y vegetales, y chocolates y golosinas para la banda. Para los niños, todo bajas calorías, y mucho jugo de manzana. Y lo primero que sí solicitó casi con urgencia fue un masajista apenas arribó al hotel.

Fiel a su estilo, Ricky se resguardó en la habitación y su único contacto con la prensa fue una breve frase a su llegada: “Les preparamos un show que espero refleje este momento”. El jueves ensayó con la banda en un salón del hotel mientras sus hijos jugaban con algunos recreadores al fútbol y básquetbol en el Kid’s Club House. Las expectativas estaban puestas en un supuesto encuentro con el actor y modelo uruguayo Federico Díaz –que vive en Miami–, con quien se lo relacionó sentimentalmente. Cabe aclarar que Díaz desmintió todo hace dos semanas en su cuenta de Twitter: “Fue una falta de respeto hacia mi persona y también hacia Ricky”.

Lo que quedó claro es que solo o en pareja, el puertorriqueño sigue causando furor entre sus fans. De hecho, el hotel –que preparó el escenario en el estacionamiento exterior– copó su capacidad; incluso se agotaron las entradas de 3.500 dólares. Entre los famosos invitados estuvieron Graciela Borges, Eugenia Suárez, Nicolás Vázquez, Gimena Accardi, Nicole Neumann, Yanina Latorre, Andrea Brisso y Claudia Fernández.

En la previa y durante el recital, muchos de ellos compartieron con sus seguidores de Twitter fotos y frases para describir lo feliz que estaban bailando y cantando muchos de los hits del artista.

Profesional, ayer al mediodía, Ricky ya había aterrizado en Chile para hacer prueba de sonido en Viña del Mar, donde con su actuación se hace la inauguración oficial del famoso festival.



Ernesto Ise