PROTAGONISTAS PRIMERA APARICION PUBLICA

Sacha Casiraghi debutó en la vida social de Mónaco

El nieto mayor de Carolina fue la figura más atractiva del festejo por el Día Nacional del Principado. Con casi 2 años y muy parecido a su padre, el pequeño opacó al elenco monegasco. Su abuela sólo estuvo atenta a él.

Foto:AFP

La familia Grimaldi estuvo de festejo. Mónaco celebró su fiesta nacional y lo hizo con sus princesas. No obstante, ni la elegancia de una ni la belleza de la otra brillaron. Quien se llevó todas las miradas y tuvo el protagonismo absoluto de la celebración fue Sacha, el pequeño nieto de un año y medio de Carolina de Mónaco.

La ocasión resultó perfecta para hacer la presentación de modo oficial del niño, hijo de Andrea Casiraghi y Tatiana Santo Domingo, quien –aunque aún no hay confirmación oficial– estaría embarazada nuevamente. Pero hasta que nazca el segundo, el mimado de la familia seguirá siendo Sacha –diminutivo de Alexandre Andrea Stefano–, que pasó toda la ceremonia en los brazos de su abuela. De ojos azules y cabello rubio, el niño parecía cautivado por la dulce voz de Carolina, a quien no le quitó los ojos de encima. Educado, y vestido para la ocasión –con un abrigo de color camel y unos pantaloncitos de terciopelo–, no sonrió en ningún momento de la ceremonia y acató todos los pedidos de su abuela, que lució un traje de tweed en tonos azul de Chanel. En tanto, su hermana Estefanía eligió un tapado bicolor gris y azul y mantuvo un gesto rígido, marca registrada ya en la princesa.

La celebración del principado comenzó temprano y tuvo su tradicional misa, un desfile militar y el saludo desde el balcón del palacio. Por la noche, los príncipes acudieron a la ópera de Montecarlo. Y el pequeño Sacha –que nació en marzo de 2013– resistió todo eso. De hecho, casi toda la familia cumplió con el protocolo.

Si bien la princesa Charlene no pudo asistir al oficio religioso debido a su avanzado estado de gestación, sí salió al balcón del palacio para saludar a los monegascos, que esperaban ver a sus soberanos. Desde que se anunció que los príncipes Alberto de Mónaco y Charlene esperaban su primer hijo, la agenda de la esposa de ella disminuyó considerablemente. Sobre todo desde que se hizo público que serían gemelos. Esto es lo que lo hace un embarazo más difícil de llevar. Y si bien asistieron como en los años anteriores los hijos de la princesa Estefanía, Luis, Paulina y Camila, no se dejaron ver en el evento. La gran ausente fue Charlotte Casiraghi, quien, pese a los rumores de crisis en su relación con Gad Elmaleh, se encuentra con él –y el hijo de ambos, Raphäel– en Estados Unidos.

Igualmente, el protagonismo de Sacha está “amenazado”. En unos meses, la ya extendida familia Grimaldi se agrandará con la llegada de los tres nuevos vástagos: un nuevo retoño de los padres de Sacha, Andrea Casiraghi y Tatiana Santo Domingo, y los gemelos de Alberto y Charlene.



Julieta Mondet