PROTAGONISTAS A UN MES DE SU MUERTE

Sin estridencias, se inició el expediente de la sucesión de Cerati

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

A poco más de un mes de su muerte, el expediente de la sucesión de Gustavo Cerati, comenzó su camino judicial. El trámite tiene intervención en el Juzgado N° 47 y está a cargo del juez Horacio Maderna Echegaray. Tal como reza la foja seis del expediente, a la que PERFIL tuvo acceso, existe una clara intención de que el tramite judicial se lleve a cabo bajo absoluta reserva.

Desde su muerte, el pasado 4 de septiembre, hay varios trascendidos en torno a qué pasará con su fortuna. Según lo que está establecido en la ley, los únicos dos herederos forzosos son sus hijos, Benito, de 20 años, y Lisa, de 18. Ellos dos son el fruto de la relación que Cerati tuvo con Cecilia Amenábar, con quien se casó y estuvieron juntos diez años. “Al estar ellos legalmente divorciados, ya no hay bienes gananciales, ni ella tiene vocación hereditaria. No le corresponde nada”, dice a PERFIL Osvaldo Ortemberg, abogado especialista en derecho de familia.

Circula una versión que corre muy fuerte por estos días: Gustavo Cerati habría dejado un testamento, en donde puede haber dejado expresado su deseo de que su dinero  –o probablemente parte de él–esté destinado a otra persona que no sean sus hijos. “Si este mandato  existiera, por ley, sólo podrá ser dado un 20% de su fortuna. El resto va sí o sí a sus hijos”, explica a PERFIL Ortemberg. Según trascendidos, durante el proceso judicial, las partes estarán a la espera de que aparezca alguien que tenga la intención de reclamar algo, como por ejemplo, en el caso de que existieran otros hijos o familiares del músico.

La revista Noticias informó que Cerati ganó por derechos de autor en 2010 (el año de su ACV) 1,8 millones de pesos. Durante los cuatro años que estuvo en coma, sus ganancias fueron en aumento: 1,2 millones de pesos cobró por su liquidación de Sadaic sólo en el primer trimestre de este año y 1,7 millones de pesos es el valor de mercado de los equipos de grabación de su estudio, Unísono.



A.G.