PROTAGONISTAS TELEFONICA DEFINIO COMPRADOR

Sumner Redstone, el billonario que se adueñó de Telefe

Tiene 93 años y una fortuna de 4.500 millones de dólares. La Paramount, Dreamworks y MTV son algunas de sus compañías. Un detalle: ya organizó su funeral.

Familia. Sumner con su hija Shari, y con sus nietos y bisnieto, reunidos en el Paseo de la Fama de Los Angeles.
Familia. Sumner con su hija Shari, y con sus nietos y bisnieto, reunidos en el Paseo de la Fama de Los Angeles. Foto:shutterstock

Sus nietos el dicen Grumpy (“gruñón”), y aunque no le gustan las fiestas de cumpleaños, las dos mujeres que en 2013 formaban parte de su universo sentimental le organizaron una celebración por sus 90 años en su casa de Los Angeles con 150 invitados, entre los que estuvieron Tom Cruise, Tony Bennett, Sidney Poitier y Al Gore, y exhibieron un video de casi 18 minutos del que participaron otros famosos, empresarios y familiares, con palabras introductorias de David Letterman.

Este empresario, Sumner Redstone, que con una fortuna de 4.500 millones de dólares ocupa el puesto 324 en el listado 2016 que Forbes elabora con los hombres más ricos del mundo, es el titular de Viacom, la compañía que finalmente se quedó con Telefe. Casualmente, comparte esa ubicación con, entre otros, Donald Trump, George Lucas y la familia Bulgheroni.

Fuera del ámbito económico, el apellido Redstone significa poco en Argentina; no así las compañías que engloba Viacom: Dreamworks, Paramount Pictures, MTV, Comedy Central o Nickelodeon son algunas. Y además, su familia es propietaria de la cadena CBS.

El 30 de marzo de 2012, su nombre se convirtió en la estrella número 2.467 del Paseo de la Fama de Los Angeles, un reconocimiento de la Cámara de Comercio de Hollywood por su contribución a la industria del espectáculo de su país.

Pero Redstone no estudió para dedicarse a esto. En 1947 egresó de Harvard con el título de abogado, actividad que ejerció durante un par de años hasta unirse finalmente a la empresa familiar creada por su padre, National Amusements –propietaria de teatros y clubes nocturnos–, de la que se convirtió en CEO en 1967. Desde entonces, su nombre está ligado a esa industria en Estados Unidos. En 1982 incluso fusionó ambas profesiones: se unió a la Escuela de Leyes de la Universidad de Boston, donde creó uno de los primeros cursos –en Estados Unidos– de derecho aplicado al mundo del espectáculo.

A mi manera. Su vida personal es un capítulo aparte. En especial en los últimos años de su vida, los vaivenes de su vida amorosa ocuparon extensas reseñas en publicaciones norteamericanas como Vanity Fair e incluso Fortune, que en mayo último dedicó un extenso artículo que tituló “El preocupante declive de Sumner Redstone”. En ambas publicaciones se detalla cómo luego de dos matrimonios –sólo tuvo dos hijos, Shari y Brent, con su primera mujer– dos mujeres lo blindaron de su familia, a punto tal de hacerlo modificar no sólo su testamento sino la manera en que quiere que se lo despida cuando muera. Esto último, es decir, su funeral, quizá sirva para descubrir algo de la personalidad de Sumner que, aunque no le gustan los festejos de cumpleaños, sí quería –o quiere– “que haya un ambiente festivo, no solemne”. Según escribió el periodista William Cohan en su nota de abril de 2016 en Vanity Fair, Redstone estipuló por escrito “un servicio privado, donde su amigo Tony Bennett cante A mi manera. Quiere ser enterrado en un ataúd simple, sin ninguna pertenencia dentro, y que lo ubiquen al lado de sus padres, Michael y Belle, con una tradicional ceremonia judía en el Sharon Memorial Park, Sharon, Massachusetts. (...) No quiere maquillaje, perfume, joyas ni que le arreglen el pelo. (...) Y especificó quiénes deben cargar el cajón: dos nietos; un sobrino; el hijo de una ex novia, Manuela Herzer, y los dos CEOs de sus compañías”. Dos de estos detalles no serán posibles: uno de los CEOs dejó la empresa, y al hijo de su ex lo prefiere lejos, como a ella (ver recuadro).

Este es el hombre cuya compañía compró Telefe.


Una argentina en la vida de Redstone

Manuela Herzer nació en Buenos Aires, pero a muy temprana edad su familia se mudó a Miami. Ella estudió en París y habla inglés, francés y español. Estuvo casada con Eric Chamchoum, miembro de una familia libanesa, y con él tuvo dos hijos, Bryan y Christina. Luego,ya separada, tuvo una tercera hija, Katherine, con un norteamericano con el que no se casó. En 1999, en casa de un amigo, Robert Evans –productor de Hollywood–, Manuela conoció a Sumner Redstone. Salieron unos dos años, e incluso él le propuso matrimonio, pero ella se negó. Para entonces, él ya tenía dos matrimonios previos: con Phyllis Redstone, con quien tuvo a Shari y Bret, y luego con Paula Fortunato. A pesar de la negativa a casarse, Manuela formó parte del círculo íntimo del empresario a punto tal que con su posterior pareja, Sydney Holland, ella se hizo amiga. A ambas Redstone les legó 75 millones de dólares, respectivamente. Desavenencias que servirían como argumento para una serie televisiva llevaron a que no sólo se revocaran sendos legados monetarios, sino que dieron inicio en 2015 a un juicio que continúa en curso. Alejado de ellas, Redstone retomó lazos con su hija Shari, integrante del directorio de Viacom.