PROTAGONISTAS A CORAZÓN ABIERTO

Franco Macri: “Supe que debía deponer mis miedos y apoyarlo”

El padre de Mauricio expuso sus sentimientos ambivalentes ante cada decisión que tomó al rechazar el mandato familiar.

Foto:Cedoc Perfil

En las semanas previas a la elección de octubre de 2015, PERFIL quiso entrevistar a Franco Macri. Se sabía que en abril de ese año él quiso celebrar sus 85 años con una gran fiesta, pero lo habían convencido de acotar el festejo a una reunión más íntima. Ambos hechos, descubriría este diario, tenían un motivo atendible: ni la fiesta ni el reportaje eran posibles de afrontar por Franco. Y ayer sorprendió el extenso texto que apareció con su firma en su cuenta de Twitter. Uno que parece tener un único destinatario, su hijo mayor. Los que siguen son algunos fragmentos.

Sorpresa. “Debido a que Socma era el mayor empleador de Argentina tenía un asiduo contacto con Lorenzo Miguel, jefe de la Unión Obrera Metalúrgica. Un día vino a verme toda la plana mayor de la UOM. Cuando pregunté a qué se debía, Miguel me contestó: ‘Venimos a pedirte prestado a tu hijo Mauricio para prepararlo como presidente. Creemos que él tiene un futuro interesante’. Les contesté que estaban locos. Era imposible para mí imaginar que Mauricio tuviese una vida lejos de la mía y nuestras empresas.”

Fricciones. “Tal vez le puse una vara demasiado alta con mis expectativas y con las cosas que yo había hecho, tal vez, como él mismo dice, competí con él cuando se fue convirtiendo en hombre. (…) Hoy a la distancia de los hechos creo que no dejó nuestras empresas por la relación buena o mala que tuvo conmigo. Las dejó, porque Dios o el destino lo hicieron tropezar con la finitud de la vida y algo cambió para siempre en 1991 cuando fue secuestrado. (…) Se hizo cargo de la presidencia de Sevel en 1994. Un año después dejó Socma para buscar su propio camino y cumplir su sueño de ser presidente de Boca Juniors. Tardé años en perdonarle que se hubiese ido de las empresas que con tan duro trabajo había fundado.”

La política. “En 2001 anunció que se dedicaría a la política. Tuve un disgusto, no era lo que esperaba para él. En 2003 (…) se presentó a elecciones como candidato a jefe de gobierno (...), produciéndose la reelección de Ibarra. Pensé ingenuamente que desilusionado volvería a nuestras empresas, (...). En 2005 se presentó como candidato a diputado nacional por la Ciudad. En el 2007 se postuló nuevamente (...), y se impusieron en la segunda vuelta electoral al kirchnerista Daniel Filmus. Tres años después anunció su intención de postularse para presidente. Recuerdo que entré en pánico, no dudaba de que si se lo proponía iba a lograrlo, pero mi corazón de padre sabía que sería muy dura la lucha si enfrentaba a la ex presidenta… tal como fue. Estando en China, durante el viaje que realizó Cristina Kirchner, un periodista me preguntó mi opinión al respecto. Contesté: “Con la cabeza lo votaría porque sería el mejor presidente, con el corazón, no; sufro por todo lo que él, deberá padecer”. Fui malinterpretado por mis otros hijos, nietos, amigos y por la opinión pública. Pocos entendieron que me asustaban los posibles peligros que podía correr.”

Presente. “Supe entonces que debía deponer mis miedos, dejar atrás cualquier fricción con Mauricio y darle mi completo apoyo. A pesar de que pocos días antes había sufrido un problema importante en mi salud, me dirigí al búnker para estrecharlo en mis brazos. Me enteré, que al día siguiente en una entrevista mi hijo visiblemente emocionado había dicho: ‘En algún lugar, uno siempre espera la aprobación de sus padres. El abrazo que me dio ayer, cero palabras, con los ojos vidriosos… ya está’.”



Ernesto Ise