PROTAGONISTAS PREMIADA EN NUEVA YORK

Susana Trimarco fue aplaudida por Meryl Streep y Angelina Jolie

Cuando le llegó la invitación para disertar en la cumbre de Mujeres en el Mundo en Nueva York nunca se imaginó que cientos de mujeres líderes, entre ellas Angelina Jolie y Meryl Streep, la iban a aplaudir de pie. Pero así fue, el viernes, Susana Trimarco fue la figura de la noche y tras su charla fue distinguida por su lucha por la aparición con vida de su hija, Marita Verón, y por su búsqueda de justicia con el galardón Mujer de Impacto.
La Fundación Women in the World, reúne a más de 2.500 mujeres de todo el mundo para debatir soluciones a sus problemas y el viernes organizó en Estados Unidos una disertación que contó con la presencia de luchadoras ejemplares, como Trimarco, y estrellas de Hollywood, quienes comparten la militancia por los derechos humanos con la carrera artística. Ayer, minutos antes de abordar el avión que la traería de nuevo hacia Argentina, SusanaTrimarco habló con PERFIL. “Lo que viví fue impresionante. Eran muchas mujeres que luchan por distintas temáticas. Pero con mucha pasión y compromiso. El desafío en todos los casos es muy grande, pero no nos detiene. Yo me enfrenté a una mafia, pero nunca tuve miedo. Quizás es el deseo de encontrar a mi hija el que hace que no tema”, explicó Susana para sumar: “Entre las mujeres ejemplares, también conocí a Angelina Jolie y Meryl Streep, pero ahí éramos todas iguales. Me impresionó mucho que todas conocieran mi causa, seguieran el caso y mi lucha. Hasta en la calle me paraban para darme una palabra de aliento. Angelina y Meryl se acercaron y me dijeron que me admiraban mucho, nunca lo voy a olvidar”.
La gratificación de saber que su lucha había trascendido la frontera no fue la única sorpresa. “Después de la cena me fui a mi hotel, que quedaba en frente. Y al rato me vinieron a buscar porque faltaba la foto grupal y me dijeron que estaba elegida para el premio de Mujer Impacto, y ¡me lo entregaron a mí!. Fue una gran sorpresa. Todos me aplaudían de pie, me vino un escalofrío... ¡Que me aplaudan a mí! Y en lo primero que pensé fue en mi hija y me emocioné”, contó con lágrimas Susana. “Estaba contenta y al mismo tiempo triste por no saber nada de mi hija y por no tener una Justicia que me ayude. Pero todas me contuvieron, me abrazaron, y me alentaron. Me decían que mi lucha había destapado el tráfico de personas. Fue impresionante, la sencillez y la humildad de esas mujeres a quienes la fama no las nublaba”. Sin embargo, su mayor premio, después de 12 años de lucha, sigue esperando: la aparición con vida de Marita Verón.



Julieta Mondet