PROTAGONISTAS UNA CITA EN BOLIVAR

Tinelli reabrió un cine acompañado por figuras del oficialismo

El conductor lo compró y lo donó a su ciudad natal. Luego, el Estado ayudó a financiar su remodelación. Scioli, De Vido e Insaurralde, presentes en el festejo.

Foto:Pablo Cuarterolo

“No pude dormir anoche”. Parado arriba del escenario, en frente al cine Avenida, y con una lluvia que asomaba en la noche, Marcelo Tinelli no ocultaba su emoción. Sin duda en un año atípico para él —no estuvo en televisión, murió su mejor amigo, Federico Ribero, y recibió la noticia de que será padre de un hijo de Guillermina Valdés— el conductor televisivo dio por inaugurado cine que pudo haber terminado convertido en un supermercado.
“Yo venía acá con amigos. Nos cargábamos unas coquitos que caían de los árboles y se los trirábamos a la gente en la cabeza”, recordó un Tinelli sobre este cine que fue adquirido por él en 2006 a la familia Otero de Bolívar, que había comprado el terreno a mediados de la década del 40 y abierto las puertas de la sala en 1951 para mil espectadores. Ante la posibilidad de que fuera vendido a un emprendimiento inmobiliario Tinelli lo compró y donó a la comunidad para recuperarlo como espacio cultural. “En cada maratón que hacíamos, cuando pasábamos corriendo por la puerta del cine, yo me preguntaba como podía ser que esté cerrado”, decía ayer Marcelo sobre esta sala que la última película que proyectó fue Titanic. Fue entonces como el gobierno municipal se comprometió a generar los recursos necesarios para éste fin con la ayuda del Gobierno nacional y Provincial en el marco del Plan Nacional Igualdad Cultural.
La sala principal del complejo cuenta con 270 butacas, pantalla y tecnología 3D de última generación. La misma lleva el nombre de “María Esther Chiquita Domeño” en honor a la madre de Tinelli. “Me emociona que se llame así en vísperas Del día de la Madre”, decía Marcelo sobre este predio de 1.260 metros cuadrados, que cuenta también con un salón multiespacio donde podrán realizarse diferentes actividades culturales. Ayer, varios hablaban del “Cinema Paradíso” de Tinelli y hasta el mismo lo mencionó en una entrevista que le hicieron. Es que con la reinauguración de la sala, los bolivarenses ya no tendrán que viajar más de cien kilómetros para ver una película y gozarán de una de las pocas salas con la última tecnología en tres dimensiones.
Acción. La ceremonia comenzó minutos antes de las 20. Estaba estipulado que un cuerpo de baile y acróbatas haga una performance pero la lluvia lo impidió. Luego, subieron al escenario el intendente de Bolivar, Eduardo Bucca, Daniel Scioli y por último Marcelo Tinelli. Abajo siguieron de cerca la ceremonia Julio de Vido y Martín Insaurralde. “Lo logramos Marcelo”, decía el intendente a Tinelli que lo miraba desde abajo en compañia de Guillermina Valdés; detrás estaba su hija Candelaria y su yerno Ignacio Lecouna. A su turno Tinelli, no ahorró palabras tanto para Bucca como para Scioli y De Vido: “Daniel más allá de ser uno de los hombres más importantes del país, es un amigo que conozco hace 25 años. Tanto él como Julio de Vido han hecho mucho para que esto funcione”. Son varios los que leen la presencia de estos políticos del oficialismo como el correlato de cierto apoyo tácito del conductor en tiempos de campaña. Ya en 2007, cuando Cristina Kirchner competía por su primera presidencia, participó junto a Néstor y Scioli de la apertura de un complejo deportivo en la ciudad natal del conductor.
Luego de la ceremonia, el público se trasladó adentro de la sala. Allí Bautista, un joven de 11 años, personificó a Marcelo de pequeño. El chico subió al escenario junto a una señora que interpretó a la madre del conductor. Ambos, tomados de la mano, apretaron un botón dando inicio a un video con la historia del cine. Entre los invitados estuvieron Graciela Borges, Soledad Silveyra, Jorge Lafauci, Pablo Echarri, Arnaldo André, Flavia Palmiero, entre otros. Se sabe, el gesto de Tinelli de comprar y donar el cine a la comunidad de Bolívar no es el primero que realiza en la ciudad que lo vio nacer. Seguramente tampoco será el último



Agustin Gallardo