PROTAGONISTAS UNA FORMULA PROBADA

Urtubey sube el perfil: se enamoró de Macedo y es aliado PRO

El gobernador de Salta pasó de no hablar nunca de su vida privada a confirmar su relación con la actriz: “Estoy enamorado y quiero que conozca mi provincia”.

Foto:Cedoc Perfil

Poco se sabía de su vida privada, encontrar una foto con sus hijos o con su ex es como encontrar una aguja en un pajar. También alguna junto a sus diez hermanos o de él con guantes de box, que dicen formó parte de su pasatiempo en tiempos idos. Sí abundan las de él con el tradicional poncho rojo y negro y otras tantas relacionadas con su vida política. Lo privado, privado; lo público, público. Así de divididas estaban las aguas. Sin embargo, esta semana, y con el rumor ya instalado, el gobernador salteño, Juan Manuel Urtubey, sorprendió a todos al confirmar ayer su romance con Isabel Macedo.
“¿Está enamorado?”, le preguntaron periodistas de Cadena 3 de Salta con pocas expectativas. “¡Tremenda pregunta! Sí, sí. Se llama Isabel”, respondió él sorpresivamente y sin filtro generando el estupor hasta de su equipo de trabajo, que lo acompaña desde hace siete años y que no está acostumbrado a hablar de la vida íntima del funcionario. De hecho, hasta ayer aún estaban atónitos con la declaración del gobernador sobre lo que apenas unas horas antes, y por ejercicio, ellos negaban. Pero parece que en lo público como en lo privado el lema post 10 de diciembre de Urtubey se define con una sola palabra: “Cambiemos”. En ese contexto se ubica la inesperada afirmación de un gobernador que, enfático y feliz, revelaba sus intenciones de que Isabel conociera su provincia.
Por su parte, Macedo, que acaba de cumplir 40 años, se llamó a silencio. Pero según trascendió, los ahora novios se conocieron en una cena en la casa de una pareja de amigos en común hace dos meses; se supone que en la de Milagros Brito –hija del banquero salteño–, una de las tres mejores amigas de la actriz. Enseguida hubo onda y él la invitó a cenar en el restaurante Osaka de Puerto Madero, lugar al que no se va si uno no quiere ser visto por determinada gente. Privacidad no se incluye en el menú del restaurante de Luis Barrionuevo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Encontrados. Ella se separó en octubre de 2015 del polista Martín Tassara, un joven de 26 años. Y pese a que se mostró con otro hombre en la final del Abierto Argentino de Polo, en el verano se la vio sola en las playas de Punta del Este. Por su parte, Urtubey está separado de quien fue su esposa durante 28 años, Ximena Saravia Toledo, madre de sus cuatro hijos: Marcos, de 21; Lucas, de 18; Mateo, de 15, y Juana, de 12.
Y hace exactamente un mes se insinuó un romance con Andrea Bursten. No obstante, ambos se encargaron de desmentirlo. Para entonces, el nombre del político salteño, convertido en uno de los referentes jóvenes del Partido Justicialista, acaparaba espacio en todos los portales de espectáculos, muy lejos de las secciones de política. Al igual que ahora.

Popularidad se busca. De altura considerable, buen porte y 46 años, aún da el target de galán con mucho carisma todavía por explotar. Y ella aporta el resto del magnetismo que se necesita si se quiere posicionar fuera del universo estrictamente político en un tiempo que se avecina, pasando por alto cualquier referencia económica, diferente. Hay una ecuación mediática que todo operador político maneja y toma como ejemplo: una foto de Macri solo decora una nota sólo en política; una buena foto del Presidente junto a Juliana Awada va a tapa. El equipo de prensa de Urtubey puede sostener y defender que el político no necesita de ese artilugio para tener presencia, pero suma. De hecho, desde ayer todos los medios del corazón están detrás de la foto de Urtubey y Macedo juntos para ubicar en la tapa de la semana próxima. A buen entendedor...
 “Las modelos y actrices al lado de los políticos son como objetos decorativos con muchos puntos de rating. Suman a la hora de hacer conocido a un candidato transfiriéndole su popularidad”, explica Marcelo Sorzana, director de Surreal Marketing. “Hay que entender que, en estos casos, no sólo hay un tema genuino de amor, sino una estrategia. En este siglo todo se vende en función del diseño y la estética. Los griegos asumían que la belleza física implicaba belleza intelectual. Un ejemplo es Jackie Kennedy, también lo fue Lady Di, y lo será seguramente su nuera Kate y, sin duda, lo es Máxima”.

Sólo fue una cena
No es la primera vez que el nombre de Juan Manuel Urtubey sale de las secciones de política. A principios de febrero lo asociaron con Andrea Bursten, viuda de Federico Ribero y amiga de Tinelli. Lo cierto fue que sí hubo una cena compartida con amigos comunes en Punta del Este pero no pasó de eso. Ella confirmó esa comida a PERFIL en su momento pero negó romance. Y el gobernador salteño actuó de igual manera. La elegida era otra.



julieta Mondet