PROTAGONISTAS ALTO PERFIL DE UNA RELACION ESCANDALOSA

Vargas Llosa e Isabel Preysler tienen a sus hijos como voceros del romance

Hace un mes, el escritor dejó la casa madrileña donde vivió durante cinco décadas con su esposa. Desde entonces, sólo se reunió con Alvaro, su hijo mayor.

Foto:¡HOLA!

“Ella nunca se despeina”. Esta es una expresión coloquial que en España se usa para definir a quien “siempre cae bien parado”. Y en ese país uno de los mejores ejemplos es Isabel Preysler. La filipina que se hiciera famosa en las revistas del corazón ibérico primero como la mujer de Julio Iglesias y luego como su ex, siempre supo manejar su historial sentimental con destreza y elevar su “cotizacion” como personaje glamoroso y de exquisito gusto.

Así, desfiló como protagonista de innumerables tapas con sus parejas –en el durante y en el después con– Julio Iglesias, Carlos Falcó y Miguel Boyer, de quien enviudó en septiembre de 2014. Y ni siquiera los rumores de que estaba aún casada con Falcó cuando comenzó a flirtear con Boyer opacaron su imagen.

Pero esta vez parece que Preysler sí se “despeinará”. De a poco, su romance con Mario Vargas Llosa ha comenzado a horadarlos a ambos. A él, por su falta de discreción en el manejo de la separación de  su esposa Patricia Llosa, con quien hace menos de dos meses celebró en familia las cinco décadas de matrimonio. A ella, por las sospechas de que es la “relacionista pública” de su presente afectivo. Un presente que está siendo documentado de manera exclusiva en sucesivas tapas de la edición española de Hola (ver recuadro Una relación ...).        

Los periodistas españoles  que siguen esta historia y a quienes PERFIL consultó sí concuerdan en que esa exclusividad es por la sociedad que Presyler tiene hace años con la publicación. Algunos señalan que en la cesión de las imágenes y de la información no hay aún transacción comercial. Eso sí sucederá cuando Presyler dé un reportaje hablando de su nuevo amor y en ese caso la cifra sería no menor a los 400 mil euros; 600 mil si es con la pareja junta.

Otros dicen que quienes sí ya cobran por hablar sobre Vargas Llosa y Preysler, son las hijas menores de esta última: Tamara Falcó y Ana Boyer. El cachet de las jóvenes no sería menor a los 30 mil euros.  

En el nombre de... “A mi madre la veo muy bien. Ha sido una madre ejemplar, una mujer ejemplar... y se merece ser feliz. Les veo encantados el uno con el otro”, dijo Tamara, en Hola, por supuesto. Ella así debutó como “vocera casual” de la relación de su madre con el escritor. “Animaba a mi madre a que rehiciera su vida y buscara la felicidad”, expresaba Ana Boyer en el anticipo de la tapa de dicha publicación que saldrá esta semana en España. También niega que el romance con Vargas Llosa la haya enemistado con su madre teniendo en cuenta que ambos matrimonios Boyer-Preysler y los Vargas Llosa eran amigos.

Pero si de parte de estas jóvenes el horizonte de su madre es color de rosa, otro tono es el que ven, por ahora, los tres hijos de Vargas Llosa: Alvaro, Gonzalo y Morgana. Desde el 4 de junio último, cuando el escritor dejó la casa que en Madrid compartía con su ahora ex mujer, sólo Alvaro lo vio y fue en el marco de un compromiso previo: una conferencia conjunta en esa ciudad en Casa América para hablar de la coyuntura peruana. Como señalan las reseñas de esa reunión, hace tiempo que no había tanta prensa esperando la llegada para registrar el semblante de ambos y poder obtener frases sobre lo único que hoy parece importar del mundo Vargas Llosa: su corazón.

El escudo filial. “Declaraciones  no las hubo. Sí las logró el diario español ABC de Gonzalo, quien desde Londres, dijo: “Lamento profundamente ese exhibicionismo innecesario que hemos visto desde la portada de esa revista (...) Sobre todo tratándose de una relación que nace de una infidelidad. (...) Hasta entonces –4 de junio– habíamos tenido una excelente relación (con mi padre) y espero que en un futuro se pueda retomar esa dinámica. (...) En gran parte dependerá del respeto –o falta de éste– con que mi padre trate a mi madre”. Estas declaraciones expresan cómo se encuentran los hijos del escritor, aún en shock, tristes y expectantes
Esta semana el presidente peruano, Ollanta Humala, llega a Madrid y con él una tropa de periodistas. La visita incluye  una recepción que los reyes le darán en el Palacio de El Pardo. Vargas Llosa está invitado. Las apuestas se centran en si asistirá solo o con Isabel Preysler.


Repercusión en España y Perú

“Ya que mi padre ha dado un gran salto al mundo de la ‘beautiful people’, por lo menos que use ese material para una próxima novela, escrita con mucho humor”, dijo Gonzalo Vargas Llosa al diario español ABC esta semana y ayudó a entender cómo se encuentran los hijos y la ex mujer del escritor. Patricia Llosa habita aún el piso madrileño del matrimonio; su ex ocupa un departamento en un apart hotel de sobrio confort, pero alejado del estilo opulento de la mansión de la novia Isabel Preysler.

Si en España este romance es “el tema” de la prensa del corazón, en Perú también se lo sigue con voracidad. Y muchos de los periodistas que acompañarán a Ollanta Humala a su visita  a Madrid también van en busca de más información sobre esta historia.

El periodista peruano Jaime Bayly opinó en televisión sobre el romance de su compatriota. Y recordó La civilización del espectáculo, un ensayo de 2009 del escritor donde hablaba de la metamorfosis del término cultura. “En él, –explicó el periodista– deploraba cómo todo se había acanallado un poco en nuestros tiempos y cómo lo trivial prevalecía sobre lo inteligente y no deja de ser irónico que ahora Mario Vargas Llosa esté en la portada de la revista Hola y que la prensa del corazón lo reciba con la alfombra roja y que esté saliendo con una señora que es quizá la reina de la prensa del corazón, Isabel Preysler. O sea que todos podemos tener 15 minutos de fama en la civilización del espectáculo que tan inteligentemente deploraba Mario Vargas Llosa”.



Ernesto Ise