PROTAGONISTAS FEDERICO LORENZATTI NACIO EN SANTA FE

Viajó a Italia para ser futbolista y terminó como “hombre objeto”

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Desde Roma

Un argentino se convirtió en el “novio ideal” en un concurso que organizó en Italia, un supermercado. La ganadora es una ama de casa y según dijo “felizmente casada”.

Federico Andrés Lorenzatti tiene 28 años y nació en Santa Fe. Los  domingos es futbolista y en la semana trabaja en una empresa mecánica cerca de Treviso, en el noreste de Italia. Se radicó en ese país en 2003 con el sueño de convertirse en el nuevo Diego Maradona del calcio. En ese entonces, lo había contratado el Venecia, pero el sueño dorado de Federico duró poco. Al mes de su llegada, la sociedad del Venecia quebró y él se fue a vivir con un grupo de amigos argentinos al sur, a Calabria para buscar fortuna también en el fútbol. Hace dos años se reinstaló en el norte, para trabajar en la industria y los domingos, vestir la camiseta de Union Pro Mogliano-Preganziol, donde juega ahora como centrocampista en serie D. De él mismo dice: “Dejé mi país y todo lo que tenía para venir a jugar al fútbol acá, esta pasión es la enfermedad más linda que le puede tocar a uno en la vida”.

Fue en Treviso, donde vive, donde las clientas de supermercados El Tulipán lo eligieron, vía internet, como el “novio ideal” entre 12 finalistas. Lo curioso es que la ganadora, Mariagiovanna Piovesan, es una ama de casa de 47 años, madre de tres hijos y según ella misma dijo “felizmente casada”. Además, es la directora del coro de la parroquia de su pueblo Sant’Andrá, en la afueras de Treviso. En su ficha de participación del concurso detalló que su hombre ideal tendría que ser lindo, fuerte, joven y “con la escoba en las manos”.

Galán sin sexo.  Ella no imaginó a su hombre ideal cual romántico y enigmatico galán, sí lo prefirió fuerte y sin vergüenza o reparos para colaborar en las tareas domésticas, cuidar de los hijos, limpiar pisos e incluso cocinar. Ese deseo fue elegido como el “ideal” por todas las participantes y así Mariagiovanna resultó ganadora del “uommo argentino”.

El premio: durante dos días a convenir Federico tendrá que llegar temprano por la mañana a la casa de Mariagiovanna con un ramo de tulipanes en una mano y un cheque de mil euros para gastar en el supermercado en la otra. También deberá preparar y servir el desayuno a toda la familia  –incluido el marido quien por ahora, de todo este asunto aún no opinó–, limpiar la casa, lavar los platos y reparar lo que haya roto o flojo. Y por la noche, podrá llevar a Mariagiovanna a un restaurante, al teatro o al cine, para luego dejarla en la puerta de su casa, sin ingresar.



Ángela Nocioni