SOCIEDAD

Video | 5 claves para entender el alquiler de vientres

El caso de la actriz Luciana Salazar, quien anunció que será madre a través de este método, despertó confusiones y polémicas acerca de la cual, en la Argentina, existe un vacío legal.

5 claves para entender el alquiler de vientres
5 claves para entender el alquiler de vientres Foto:Cedoc

El caso de la actriz Luciana Salazar, quien anunció que será madre a través de un vientre alquilado en Estados Unidos, despertó confusiones y polémicas acerca de la cual, en la Argentina, existe un vacío legal. La hija que la actriz tendrá -y que, según publicó en sus redes sociales, nacerá antes de fin de año- está siendo gestada por una madre sustituta con óvulos de Salazar y el esperma de un donante que ella seleccionó en un banco de donantes de ese país. 

Esta práctica tiene un costo aproximado, según trascendió, de unos 120 mil dólares, ya que -además del pago a la mujer que pone el vientre en alquiler para la gestación-, se deben cubrir los gastos médicos durante el embarazo y el nacimiento, además de los medicamentos que se necesiten.

La actriz Florencia de la V fue la primera famosa argentina en dar a conocer su maternidad a través de esta técnica. Sus mellizos, Paul e Isabella, nacieron en ese país en 2011.

El debate que genera el caso de Salazar plante así estos chicos se eligen “a la carta o se trata de la posibilidad -con altos costos- de tener hijos para aquellas mujeres que no pueden hacerlo por problemas médicos o fisiológicos. La periodista Marisa Brel eligió tener a su segundo hijo bajo esta técnica luego de haber perdido varios embarazos y haberse sometido a numerosos tratamientos de fertilización asistida.

En la Argentina, la subrogación de vientres no está legislada. Existieron en el país numerosos proyectos para incorporar la maternidad subrogada en la reforma del Código Civil de 2012, pero no se logró incluir este punto tras largos debates: se adujeron finalmente “dilemas éticos, morales y jurídicos”.

Existen otros casos de maternidad por sustitución, con casos judicializados que esperan la posibilidad de anotar a sus hijos como propios. Esta semana, en un fallo inédito, la jueza de Familia de Viedma, María Laura Dumpé, autorizó que una mujer, amiga de un matrimonio gay, sea la portante de los embriones logrados a través de técnicas de reproducción asistida y a partir de óvulos de una donante anónima y del esperma aportado por uno de los integrantes de la pareja. Se aseguró que no existe voluntad lucrativa, y sí la de asistir a la pareja de amigos, por lo cual ese niño -que nacerá en esa provincia- será hijo de ambos y la mujer no figurará como en sus documentos como madre.