Publicado en edición impresa de Un nuevo fenómeno  

Australia atrae cada vez más a profesionales jóvenes argentinos

Las visas de trabajo se obtienen con facilidad. Cómo es la calidad de vida  y el empleo.

Galería de imágenes.

Sydney, una de las cuatro ciudades que figuran entre las diez primeras en calidad de vida. | Foto: Cedoc

“No puedo creer que tengas ojos marrones y que te llames Rocío. ¡Qué exótico!”, le dijo Mark. Rocío no pudo creer que a él le pareciera increíble lo que en Buenos Aires la hacía ser tan común.

Con sólo 24 años, una carrera como administradora de empresas y un excelente grupo de amigas, en la Argentina Rocío estaba frustrada por la crisis económica y por no encontrar un hombre que valorara que ella fuera independiente y profesional. Decidió aplicar entonces a la visa Work and Holiday (de trabajo y vacaciones) y, apenas se enteró de que le había sido otorgada, sacó un pasaje para Sydney y se fue.

Su caso no es único. Cada vez más argentinos dejan de mirar al Norte y se animan a considerar el Oeste a la hora de elegir una opción para emigrar. También para el turismo: en 2012 los viajes de argentinos a la zona aumentaron el 95%. El embajador argentino en Australia, Pedro Villagra Delgado, aclara a PERFIL que “las cifras aún son relativamente bajas y, según las estadísticas australianas para el año fiscal 2011-2012, los argentinos que vinieron como turistas fueron alrededor de 10 mil”.

Aunque no se pueda hablar de una ola inmigratoria en masa, Villagra Delgado concedió que existen ciertas afinidades entre Australia y Argentina que hacen que haya un renovado interés de los argentinos por conocer aquel país.

En primer lugar, “en el imaginario colectivo la visión de argentinos y australianos es similar. Amamos el vino, la carne y los deportes, y algunos de éstos son compartidos, como el rugby”, detalló el embajador.

Hay afinidades, sí, pero en Australia el transporte público funciona y es puntual. Hay sólo el 5% de inflación anual. La ley se sigue a ultranza y la palabra corrupción es ajena a su vocabulario. El 80% de su población está conforme con su organización política, económica y social, y la inseguridad no es siquiera “una sensación”.

Josefina (29), licenciada en Publicidad, valora la vida al aire libre. “En pleno centro de Sydney, te tomás un colectivo y en diez minutos estás en la playa”.

David (41), ingeniero industrial, vive en Australia desde hace más de diez años, y dice que “las semejanzas son cada vez menos. Australia es hoy la Argentina que nuestros abuelos soñaron, pero que no fue”.

Economía estable. La segunda secretaria y cónsul de la Embajada de Australia en la Argentina, Lisa Davidson, expuso que quienes viajan en busca de empleo “descubren un país innovador, con economía abierta, crecimiento estable y una gran puerta de entrada al mercado asiático”. Los turistas se encuentran con desiertos, montañas, selva tropical y 37.000 km de línea de costa, gente abierta y muy informal, “siempre dispuesta a salir a tomar una cerveza”.

Además, Melbourne fue elegida en 2012 la mejor ciudad del mundo para vivir por The Economist. En el “top ten” hay otras tres ciudades australianas: Adelaide (5), Sydney (6) y Perth (8).

Silvia Stocker, dueña de una agencia de viajes especializada, dice que la aussiemanía empezó en 2001, cuando a raíz de la crisis las universidades europeas o norteamericanas estaban fuera del presupuesto de quienes querían estudiar afuera y las australianas se perfilaban como una alternativa más económica. “En su momento fue una solución, pero hoy Australia es una opción”, y subraya el excelente nivel académico. “Tener una educación en Australia asegura conseguir puestos clave en todo el mundo”, dice.

Australia cuenta con cincuenta de las cien mejores universidades del mundo. Marina (29), licenciada en recursos humanos, vivió en Australia durante seis meses, porque hizo un intercambio con la University of Western Sydney, y comprobó que “el sistema de estudio era excelente y contaba con tecnología de avanzada que facilitaba las redes de comunicación entre alumnos, profesores y directivos”.

Mozos bien educados. Pero no hay que perder de vista que a los argentinos muchas veces les cuesta encontrar un empleo relacionado con su profesión.

Luisa (26) es ingeniera agrónoma y decidió viajar a Sydney porque en la Argentina no tenía trabajo. Como a tantos otros jóvenes de su país, la ciudad le encantó. “Sin embargo, la visa Work and Holiday es bastante limitada y no me fue fácil dar con un buen empleo”. El problema es que, como en Australia no hay crisis económica, los mejores ingenieros, médicos y abogados de los cinco rincones llegan en búsqueda de una oportunidad. La competencia, entonces, es con los mejores profesionales de todo el planeta, y “casi todos los argentinos que conocí trabajaban de mozos, aunque tenían títulos universitarios”, argumentó Luisa.

Sin embargo, para quienes deciden quedarse durante más de un año las opciones aparecen. “Australia necesita gente joven capacitada que venga a trabajar y a formar familia. No conozco a ningún argentino al que le haya ido mal”, explicó David a PERFIL, y coincidió así con Victoria (27), fotógrafa, quien asegura que “la Argentina no ofrece las posibilidades que ofrece Australia, que es realmente ‘the land of dreams’ [la tierra de los sueños]”.

En general, los jóvenes concuerdan en que se mudarían a Australia de modo permanente si consiguieran “trabajar de lo suyo”. Pero admiten que existe la cuestión de los afectos. “Si pudiera traer a mi familia a vivir acá conmigo, éste sería el paraíso”, sintetizó Camila (27), una licenciada en Marketing que lleva tres años viviendo en el país de los canguros.

Los australianos son educados. Muy. Hay en el país una gran cultura del respeto y de la aceptación; pero, como bien admitió David, “se extraña esa manera pasional de vivir que tenemos los argentinos. El vivir al todo o nada y el sufrir por tu equipo de fútbol”.

 

Visa: la puerta de entrada

María Inés Losada, gerenta de la sección visas de la Embajada de Australia, explica que desde febrero de 2012 los argentinos pueden solicitar una visa de turismo online que puede ser otorgada automáticamente en una hora; en el peor de los casos, lo máximo que demora el trámite son diez días hábiles. Para aplicar, se necesita sólo un documento online. Pero además, desde febrero de 2012 existe también un acuerdo entre Australia y Argentina, la visa Work and Holiday (de trabajo y vacaciones), que permite a los jóvenes de entre 18 y 30 años quedarse en Australia hasta 12 meses trabajando o hasta cuatro meses estudiando. El requisito es tener un título terciario completo, un título universitario completo o al menos dos años completos de universidad. Además, se requiere un nivel de ingles básico, que se comprueba a través de un examen (Toefl o Ielts) y, por último, se debe demostrar que se dispone de solvencia económica (5 mil dólares australianos en total) para los primeros seis meses de estadía, así los jóvenes pueden mantenerse si no consiguen trabajo.

G Plus

Facebook

Twitter

¿Te gustó este artículo?
 

Comentarios

Comentá en Perfil.com

Para comentar debes estar logueado,
ingresá a través de:


 

daniguaty

10-03-2013 | 11:19


Los jóvenes que no pertenecen a la Kampora, acá con este desgobierno no tienen futuro.El que pueda que se vaya, yo aliento a mi hija a que lo haga...