SOCIEDAD EL ANALISIS DE LOS SEXOLOGOS

“A veces el sexting puede resultar adictivo”

PERFIL COMPLETO

A medida que la tecnología se volvió una herramienta cotidiana, también la sexualidad comenzó a verse modificada, y el “sexting” es la manifestación de la vida amorosa en el mundo digital. Para algunos psicólogos y especialistas, la pantalla ya genera una “adicción” que no puede abandonarse ni en la intimidad, e incluso la estimula.
“La tecnología ya entró en nuestras vidas como una necesidad, y de a poco empezamos a ver la sustitución de las relaciones humanas, por las del humano y la máquina. Pareciera que podemos tener una sexualidad vía internet, y eso alcanza a todas las edades y generaciones”, dice Any Krieger, psicoanalista especializada en sexualidad y miembro de APA. “Antes se consumía pornografía. Hoy en día, no sólo la consumimos como espectadores, sino que nos valemos de los dispositivos para transformarnos en actores y actrices pornográficos”, señala.
A su vez, Walter Ghedin, psiquiatra y sexólogo, asegura que el sexting muchas veces se usa como un recurso de estimulación del deseo en parejas que tienen años. “Toda la comunicación erótica que se tenga durante el día favorece el encuentro posterior. Y ya no es sólo la insinuación a través de un mensaje de texto, hoy se envía una foto explícita”.
Además, advierte que para algunas personalidades impulsivas, “puede convertirse en una adicción”, también alentada por el contacto con la tecnología. “Algunas personas son más osadas y se dejan llevar por el impulso de la aventura. Otros, se miden, buscan un placer más vincular y prefieren confiar antes en el otro y en que no va a usar ese material después, sin su consentimiento”, señala.
 “Todo depende de la personalidad. En algunos casos se da que el riesgo estimula la conducta, y ahí es donde se genera con el sexting una cierta adrenalina, donde el sólo hecho de enviar una foto funciona como un estímulo en sí mismo”. aclara Ghedin.

R.D.