SOCIEDAD EDUCACION PUBLICA

Abrirán un nuevo colegio secundario de la UBA cerca de la villa 20 de Lugano

Será una escuela técnica, de jornada completa. A diferencia del Nacional de Buenos Aires y el Carlos Pellegrini, los alumnos no deberán rendir examen de ingreso.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

En la Argentina hay cincuenta colegios secundarios que dependen de universidades. Todos, como el Nacional de Buenos Aires y el Carlos Pellegrini, gozan de prestigio en su comunidad. Por eso el gobierno nacional decidió incrementar esa oferta, como un modo de intervenir en el principal problema del sistema educativo argentino: una escuela media con muchas carencias y que no acierta en combinar una educación de calidad que incluya a jóvenes de todos los sectores sociales.

La Universidad de Buenos Aires (UBA) está dispuesta a colaborar con esos objetivos. Además de conducir el Buenos Aires y el Pellegrini, supervisa el ILSE y, desde la Facultad de Veterinaria, lleva adelante una escuela agrotécnica que funciona en el predio de Agronomía (ver recuadro). En 2015 se proponen iniciar las clases con otro colegio secundario propio destinado a jóvenes de barrios vulnerables.

La nueva escuela de la UBA estará en Lugano, a metros de la villa 20, y se espera que sea un espacio de inclusión social y calidad educativa. También proyectan dar cursos de finalización de estudios para padres y hermanos mayores, y habrá un servicio de atención de salud primaria y odontológica para la comunidad.

“Uno de los problemas principales del país es la escuela secundaria. Creemos que algunas acciones coordinadas pueden ayudar a lograr un mejor nivel para el secundario y esto va a repercutir en la universidad, evitar que haya tanta deserción y permitir que lleguen a las aulas otros sectores sociales, no sólo las clases media y alta”, explicó a PERFIL Alberto Barbieri, rector de la UBA.

Esta nueva escuela, y también otra que la UBA proyecta inaugurar en 2016 en la zona sur del conurbano bonaerense, serán colegios técnicos, de jornada completa y no tendrán ningún tipo de examen de ingreso. Se entrará por sorteo, ya que el primer año habrá unas 150 vacantes. “No entendemos la educación media bajo el modelo del Buenos Aires y el Pellegrini, no hacemos un juicio de valor, pero nos planteamos que haya colegios que puedan tener alto nivel pero ser diferentes”, opinó Oscar García, secretario de Educación Media de la UBA, a cargo de los colegios. En estas nuevas instituciones habrá mucho trabajo de tutoría para garantizar que los chicos permanezcan y se reciban.

La nueva escuela de Lugano estará ubicada a metros de una sede que el Ciclo Básico Común (CBC) inaugurará en el segundo cuatrimestre, construida con fondos del gobierno porteño, de manera que los alumnos puedan seguir sus estudios. Barbieri confirmó a PERFIL que ya se firmó un acuerdo con el Ministerio de Educación de Nación que le garantiza el dinero para la construcción del edificio y el financiamiento de todos los gastos. En pocos días más suscribirá un acuerdo similar con Mauricio Macri para asegurarse el terreno donde levantarán la escuela.

Los egresados tendrán título de técnicos en Tecnología de la Información y la Comunicación y cursarán seis años, como en todas las escuelas técnicas. Por ahora, ese año anexo no les ahorrará la cursada del CBC.

 

La experiencia de Agronomía

La Escuela Agrotécnica de la UBA, que tendrá este año sus primeros egresados, tiene 300 alumnos, un alto nivel académico y una carga horaria exigente: 45 horas cátedra promedio durante los seis años de cursada, profesores universitarios, inglés técnico y portugués, y un plan de estudios orientado a los microemprendimientos.

“Es para aquellos a los que les gustan los animales y la tierra. Por eso el ingreso no es tan selectivo. Se inscriben 200 y tenemos un cupo de 60, pero ya en octubre quedan unos cien chicos. Muchos se dan cuenta de que esto no es lo suyo y dejan antes de llegar al final del curso”, explica Miguel Brihuega, veterinario y director del establecimiento. El plan de estudios tiene materias tradicionales, pero muchas horas de granja, horticultura, ovinos y materias contables que les enseñan a llevar adelante un emprendimiento.
Depende de la Facultad de Veterinaria y otorga el título de técnico agropecuario y agroindustrial.



Mónica Beltrán