SOCIEDAD ARQUITECTOS MOLESTOS

Adjudican un megaplan para la Ciudad a un estudio danés y estalló la polémica

Por el proyecto, que incluye urbanizar la zona portuaria de Retiro y una calle comercial en la Villa 31, el Ejecutivo pagará a Gehl US$ 1.035.000.

Zonas. Buscan potenciar el área del puerto en la Av. Castilla; y en la 31, hacer un paseo comercial.
Zonas. Buscan potenciar el área del puerto en la Av. Castilla; y en la 31, hacer un paseo comercial. Foto:obregon

Una inesperada polémica se generó entre el gobierno porteño y la Sociedad Central de Arquitectos (SCA) por la contratación en forma directa del estudio de arquitectura danés Gehl Architects Aps para el desarrollo de un megaplan estratégico de la Ciudad de Buenos Aires para el período 2017-2027. Un proyecto urbano que incluye, entre otros puntos, el Máster Plan de la Urbanización Integral Retiro-Puerto y el anteproyecto de una calle comercial en la Villa 31, y por el que el reconocido estudio del urbanista Jan Gehl –que ya ha asesorado en varias oportunidades al gobierno porteño (ver aparte)–, cobrará US$ 1.035.000.

Según pudo averiguar PERFIL, la intención del Ejecutivo es llevar la Ciudad hacia el río, abarcando toda el área que va desde la Avenida del Libertador hasta la avenida Capitán Castillo, uno de los accesos al puerto de Buenos Aires, detrás de Retiro. En el caso de la calle comercial de la Villa 31, en tanto, la iniciativa apunta a intervenir la arteria que nace como continuación de la Avenida de la Feria –paralela a la entrada de micros de Retiro– y que llega hasta el bajo autopista, conocida como “la Florida de la Villa 31”. Desde el estudio del arquitecto danés declinaron responder a las consultas de PERFIL sobre los detalles del convenio.

El acuerdo, publicado en el Boletín Oficial (BO) el 10 de marzo, detalla que el estudio danés fue elegido por “ser pionero en aplicar el concepto de escala humana al desarrollo de diversas ciudades del mundo, habiendo desarrollado diversos máster planes con soluciones de diseño para las áreas urbanas en cinco continentes”.

Además, se basa en el artículo 28 de la Ley de Contrataciones de la Ciudad, que autoriza estas iniciativas “cuando se trate de obras, bienes o servicios, (…) o artísticos cuya ejecución sólo puede ser confiada a empresas, personas o artistas especializados, o de reconocida capacidad y experiencia”.

Cuestionamientos. Ante estos fundamentos, la central de arquitectos porteña cuestiona la contratación directa por parte de la Ciudad y reclama que la contratación no se lleve a cabo y se llame a un concurso nacional e internacional de ideas en igualdad de condiciones para desarrollar los mismos trabajos.

“El diseño de un plan estratégico de una ciudad le corresponde hacerlo al Estado. Para ello debería armar un equipo especializado”, aseguró, sin ocultar su disconformidad con la medida, Jorge Iribarne, vicepresidente 2º de la SCA. “Es un agravio para los profesionales que ningún estudio de arquitectura local participe de esta iniciativa. Hacer un máster plan del área Retiro-Puerto requiere ciertos conocimientos del lugar. Es lo mismo que si a un estudio local le piden hacer un master plan para una ciudad como Copenhague en dos semanas sin recorrerla ni conocerla”, agregó el arquitecto.

Daniel Silberfaden, decano de la carrera de Arquitectura de la UP, sostiene que venderá un producto “enlatado”. “Me preocupa la ignorancia de los funcionarios de la Ciudad sobre la actividad de los arquitectos locales, que podemos hacer los mismos trabajos que Gehl. Su participación no implica un hecho excepcional ni único. Es mentira”, afirmó. “Tienen un gran marketing en el tema del urbanismo humano, sobre el que construyeron su estrategia de negocio. Están muy entrenados en difundir este tipo de proyectos de ciudades más humanas”, agregó Silberfaden.

Desde el gobierno porteño, en tanto, dijeron que en el caso de la Villa 31 –y a diferencia de lo que reza el acuerdo publicado– Gehl “sólo asesorará sobre las obras que se están ejecutando en el lugar. No presentará proyectos ni generará nuevas áreas”, aseguró una fuente a este diario. “Será una forma de sumar su experiencia en un proyecto de integración urbana como el que está planeado para ese asentamiento”, señalaron.

Jan Gehl, el creador de las ciudades ‘a escala humana’

Desde su estudio de arquitectura instalado en Copenhague, Jan Gehl desarrolló su idea a partir de lo que deberían significar los espacios públicos en la vida urbana. Una idea donde su premisa se basa en que sean las personas –y no los autos– los que “tomen las calles”, una premisa que obsesiona al gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, a quien ha asesorado en varias oportunidades.

Ha llevado a la práctica sus principios de “urbanismo sostenible” en más de 250 ciudades de cincuenta países. Entre ellos se destacan las intervenciones en Times Square, que transformó en un área de descanso, y el desarrollo de su ciudad natal como zona de ciclistas. Logró quitar de circulación los autos de las áreas centrales de ciudades como Moscú, Melbourne o Shanghai. También realizó diferentes intervenciones sustentables en Bogotá, San Pablo, Río de Janeiro y Asunción. En Argentina, en tanto, sólo realizó intervenciones sobre la calle Güemes, en Mar del Plata, y en el casco histórico y el sur de Tigre.

En su equipo de profesionales trabaja la arquitecta Carlota Pedersen-Madero, una joven de nacionalidad suiza, pero que cursó toda su carrera en la UBA, que dijo a PERFIL durante una visita el año pasado que “aún falta aprovechar el potencial” de la Ciudad.