SOCIEDAD CINCO MIL EFECTIVOS EN BUENOS AIRES

Advierten deficiencias en las fronteras por el traslado de gendarmes

PERFIL COMPLETO

La presencia de Gendarmería Nacional en los principales distritos de la provincia de Buenos Aires es notoria. Los hombres de verde custodian plazas y recorren calles en La Plata y Mar del Plata, entre otras ciudades importantes. Sin embargo, el desplazamiento despertó fuertes críticas en las provincias del norte del país, a partir del traslado sistemático de efectivos que prestaban servicio en Misiones, Corrientes o Chaco.

Según publica el diario El Territorio, en el caso de Misiones fueron trasladados treinta hombres del Escuadrón 9 de Oberá e igual cantidad en otras bases, como Posadas, Eldorado, Bernardo de Irigoyen y Concepción de la Sierra.
A su vez, otros 150 agentes, con asiento en las ciudades de Ituzaingó y Santo Tomé, en la provincia de Corrientes, también fueron enviados a Buenos Aires.
Alejandro Granados, el flamante ministro de Seguridad bonaerense, reconoció esta semana que llegaron 5 mil miembros de Gendarmería y que tienen como objetivo disminuir el delito en los distritos más inseguros. Pero además aclaró que no se trata de una medida pasajera: “Vinieron para toda la vida”.

Gustavo Valdés, ministro de Gobierno de Corrientes, entendió que la medida “está dejando desprotegida la zona de frontera en la parte norte de la provincia”.
Por su parte, una jueza federal de Chaco, Zunilda Niremperger, aseguró que las provincias de Salta, Chaco y Formosa se quedaron “casi sin gendarmes”. “La política nacional ha decidido llevar la mayoría de los recursos a Buenos Aires y a nosotros nos dejaron huérfanos. En Sáenz Peña y Formosa (donde subroga) nos quedamos casi sin gendarmes”, se quejó la jueza.

Niremperger entendió que la falta de gendarmes en la frontera de Formosa y en el interior del Chaco no se podrá suplir con el Ejército. “No tenemos idea si se desplegaron y cómo vamos a trabajar con ellos, ya que los soldados no tienen poder de policía”, aseguró.
En tanto, el ministro de Seguridad de Mendoza, Carlos Aranda, entendió lo contrario. Dijo que “no la afecta absolutamente en nada porque Gendarmería no realiza maniobras preventivas en materia de seguridad”.



R.P.