SOCIEDAD

Ahorrarse el dolor

PERFIL COMPLETO

La constitución de un vínculo amoroso supone siempre un trabajo psíquico que implica la aceptación de las diferencias, elaboración de proyectos vitales compartidos y la cotidianidad, acompañado con vivencias de amparo y pertenencia.
La decisión de suspender el vínculo implicará otro trabajo: el duelo por todo lo perdido, por el que fuera objeto de amor, por los ideales puestos en juego en la pareja y todo aquello establecido con el otro.
La huida es un intento de saltear el dolor y la culpa que el trabajo de duelo implicaría para él o ella. Es probable que aquello evitado y no elaborado retorne en forma de síntomas: a quien es dejado así, la violenta y –en general– inesperada desaparición del otro lo deja sin palabras, sumido en una gran angustia, sintiéndose abandonado y desamparado sin poder responderse “qué lugar ocupo para el otro”. En cuanto a otro tipo de relaciones –laborales, de amistad u otras– la salida intempestiva implica la imposibilidad de enfrentar el conflicto y de poder expresar con claridad lo que se desea y/o necesita aceptar y negociar sobre las diferencias.n

* Licenciada en Psicología. Especialista en pareja y familia.



Susana Moguilevsky