SOCIEDAD

Alerta roja ante una tercera explosión

PERFIL COMPLETO

El volcán chileno Calbuco se mantenía ayer en alerta roja tras el proceso eruptivo iniciado el miércoles pasado, que se prevé puede durar varias semanas. Ayer por la tarde, las autoridades evacuaron a 2 mil personas, que se suman a las 4 mil ya desplazadas de sus hogares, debido a nuevos sedimentos que se desplazaban por una ladera del volcán.
Según informó el Servicio Nacional de Geología y Minería de ese país (Sernageomin), la actividad del Calbuco podría durar varias semanas y no se descarta otra erupción en las próximas horas, por lo que la situación es aún monitoreada.
En el último reporte oficial, se observaba emisión permanente de material particulado, con una columna de dos kilómetros de altura máxima, y había restricción a 20 kilómetros a la redonda.

Para los especialistas, aún reina la incertidumbre sobre qué pasará. “Se trata de un volcán complejo. En caso de que la inestabilidad progrese a un incremento de actividad, se pueden esperar peligros como coladas de lava, flujo piroclástico caliente y de alta velocidad, y flujos de lodo”, explica Patricia Sruoga, geóloga investigadora del Conicet. “Ese combo es devastador y por eso se ordena la evacuación”, aclara.
En Argentina, las cenizas volcánicas afectan principalmente a las provincias de Neuquén, Río Negro y Chubut, aunque también alcanzaron el centro (ver págs. 42 y 43).
El Calbuco entró en erupción el miércoles tras 43 años de inactividad, y en la madrugada del jueves repitió otra gran erupción. Para los expertos, su composición química lo hace menos explosivo frente a los casos del volcán Puyehue, en 2011; y del Chaitén, en 2008, que en ambos casos afectaron con ceniza al sur argentino.



Rosalía Draletti