SOCIEDAD


Ante las amenazas, la secretaría de DD.HH. analiza reformar la seguridad en la exESMA

En 2016, hubo diez intimidaciones de bomba por diversas vías. Cuál es el plan. “Me gustaría creer que esto no tiene un tinte político", dicen. 

PERFIL COMPLETO


Foto:espaciomemoria.ar

Una mezcla de hartazgo y preocupación es la sensación que predomina en los empleados del Espacio de la Memoria. Hoy, por tercera vez en la semana, tuvo que evacuarse la totalidad del predio por una llamada anónima que amenazó con volar el lugar. En lo que va de este año, ya son más de diez amenazas de bomba que ingresaron por diferentes vías a este predio, dependiente de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación. Debido a las amenazas, entre doscientas y trescientas personas tuvieron que evacuar las instalaciones.

El titular del área, Claudio Avruj, quien se encuentra de viaje en Washington, decretó desde el mediodía el asueto en la institución, que se extiende a todas las dependencias que trabajan en el lugar.

En diálogo con PERFIL, el Jefe de Gabinete de Derechos Humanos, Leonardo Suchet, expresó su preocupación sobre las continuas amenazas: “Estamos trabajando fuerte para ver esta situación. Hemos desalojado todos las instalaciones y nos hemos reunido con las autoridades del Ministerio de Seguridad para evaluar las medidas de prevención y para iniciar las acciones necesarias para dar con el paradero de estas personas”.

Susto e incomodidad.  “La revisión del predio por la Brigada Antiexplosivos lleva entre 3 y 4 horas revisarlo. La crónica se hace tan repetitiva que hasta los trabajadores ya tenemos nuestros mecanismos de defensa, es decir, irnos a cafés o estaciones de servicio aledañas hasta que se normalice la situación”, explicó Roberto Menna, subdirector de Prensa y Comunicación del espacio”.

El predio tiene una superficie de más de 10 hectáreas, y allí dentro hay numerosas dependencias que trabajan simultáneamente. Además del Espacio para la Memoria, en el predio residen autoridades del Ministerio de Educación y representantes de numerosas agrupaciones de derechos humanos, entre ellas Abuelas de Plaza de Mayo, Madres de Plaza de Mayo, H.I.J.O.S. También funciona allí el Museo Malvinas, que depende del Ministerio de Cultura, y trabajan empleados de Canal Encuentro y Paka Paka.

La situación se complejiza aún más teniendo en cuenta la cantidad de personas que visitan diariamente este espacio público y de libre circulación: “La situación se convulsiona con las visitas guiadas de alumnos que vienen todos los días, y esto implica también comunicarse con los padres y los colegios suspender la visita de los micros que ya estaban programados para esta tarde”, añadió Menna.

Memoria e investigación. Las amenazas recurrentes a este espacio emblemático de Derechos Humanos se remontan los inicios de su inauguración en reemplazo de la ex ESMA. Según afirmaron las fuentes consultadas, durante el año pasado se había adquirido la inaceptable costumbre de recibir llamados cada dos semanas. Sin embargo, en este último tiempo desde la asunción de Mauricio Macri, la cantidad de amenazas se incrementó.

Al ser consultado sobre la posibilidad de una intencionalidad política, Suchet fue prudente: “Me gustaría creer que esto no tiene un tinte político. Hay que investigar quién está forzando permanentemente a que no se pueda trabajar. Principalmente queremos cuidar a la gente, a todos los que entran y salen, y queremos dar con el paradero de estas personas”.

En vistas a mejorar esta situación, y por orden expresa de Avruj, la Secretaría que conduce está trabajando en mejorar operativo de desalojo y en un sistema de prevención de amenazas.

“Ya tuvimos varias reuniones con Patricia Bullrich para reformar el protocolo de Seguridad. Se hizo un borrador para mejorar las condiciones de recepción que identifiquen los llamados, detectar de dónde provienen, y también mejorar la recorrida de la Brigada Antiexplosiva. Así, en caso de que las amenazas sean reales, logremos una evacuación tan eficiente”, explicó Hernán Abinder, director de Prensa del Espacio para la Memoria.

El episodio de esta mañana ya fue denunciado en el juzgado federal 9, secretaría 17, a cargo del Dr. Franco Piccardi, y se incorpora a los expedientes que se acumulan en esa unidad sobre el mismo hecho. La causa caería, a menos que haya cambio de turno, en el despacho del juez federal Rodríguez.

(*) De la redacción del diario PERFIL, especial para Perfil.com. | En Twitter: @atodesca

 



Andrés Todesca (*)