SOCIEDAD UNA INVERSION DE US$ 1.800 MILLONES

Anuncian una megaestación central debajo del Obelisco

Se extenderá por la 9 de Julio hasta Avenida de Mayo. Confluirán cinco líneas de trenes, el subte y el Metrobus. 

Foto:Cedoc

La sede del Gobierno porteño en Parque Patricios fue escenario ayer de un ambicioso anuncio por parte de la Ciudad: se trata del proyecto RER (Red de Expresos Regionales), una megaobra que ampliará la red de transporte urbano, con 16 kilómetros de vías ferroviarias subterráneas y la construcción de una estación central bajo tierra a la altura del Obelisco, donde confluirán todas las líneas de ferrocarril que vienen desde Retiro, Once y Constitución, y que además podrán conectarse con el subte y el Metrobus.

Con esto buscan beneficiar a diez millones de personas, incrementar los pasajeros que utilizan el tren dentro de la Ciudad –que hoy representan 4%–, disminuir los viajes en subte en horas pico y lograr conexiones entre los puntos norte, sur y oeste, hasta ahora inexistentes. “Se viene hablando del RER hace 45 años, ésta es la obra más grande de la Ciudad por el impacto que va a tener”, sostuvo Mauricio Macri, quien estuvo acompañado por el jefe de Gabinete Horacio Rodríguez Larreta y el subsecretario de Transporte Guillermo Dietrich.

La inversión total será de 1.800 millones de dólares, para lo cual descuentan que conseguirán financiación del Banco Mundial, aunque también necesitarán la colaboración del gobierno nacional –pese a que las obras se darán dentro del ámbito de la Ciudad– por ser quien maneja los ferrocarriles, para que el proyecto sea prioritario a la hora de conseguir financiamiento. “Con gusto voy a colaborar después de diciembre”, dijo Macri aprovechando la oportunidad, ya que el anuncio de esta megaobra llega en plena campaña presidencial. Desde el macrismo descuentan que contarán con apoyo nacional, ya que el proyecto se incluyó dentro del plan quinquenal del Ente Tripartito de Transporte, cuya conducción está a cargo de la Nación, la Provincia y la Ciudad. Sin embargo, ayer Florencio Randazzo lo criticó en una serie de tuits, donde recordó la promesa incumplida de Macri de los 10 kilómetros de subte y el aumento de la tarifa del 300%, mientras que sostuvo que su único logro en transporte fueron los 2,3 kilómetros de Metrobus en la 9 de Julio. “Nuevamente en campaña vuelve a mentirnos afirmando que conectará todo el transporte público con 4 pisos de túneles de 16km de extensión”, sostuvo.

Etapas. La red actual de ferrocarriles tiene 815 kilómetros, ocho líneas, 224 estaciones, y se realizan 1,4 millones de viajes diarios, que a partir del RER proyectan duplicarlos a tres millones. El proyecto supone tres etapas donde se construirán cuatro estaciones subterráneas y 16 kilómetros en un plazo de entre seis y ocho años. La primera etapa será la más importante porque afectará al 70% de los pasajeros: se trata de la construcción de la Estación Central que se extenderá en 400 metros debajo de la 9 de Julio, entre Avenida de Mayo y el Obelisco, donde habrá dos andenes y cuatro plataformas en tercer un subsuelo, conectado los subtes. Las nuevass vías permitirán tres conexiones entre las líneas Roca, Mitre, San Martín, Sarmiento, Belgrano Norte y Sur. Así, quienes ingresen a la Ciudad desde el sur podrán continuar con el tren Roca (primero) o Belgrano Sur (en una tercera etapa) hasta el centro, y desde allí conectar por tres ramales hacia el norte, con las líneas Mitre, San Martín y Belgrano Norte. Quienes lleguen desde el oeste con el Sarmiento, podrán llegar hasta la nueva estación que se construirá en una segunda etapa a la altura del Correo Central.

Con estas obras calculan sumar dos millones de pasajeros diarios, por lo que necesitarán 50% más de coches, ya que al ampliar los trayectos los trenes necesitarán más frecuencias que absorban la cantidad de pasajeros. Desde la Ciudad aseguran que la viabilidad del proyecto es un hecho, y aspiran a comenzar las obras en enero del 2016.

 

Un sistema que ya se usa en otras ciudades del mundo

En ciudades del mundo como París, el RER es un hecho hace más de cincuenta años. Lo que se buscó allí fue realizar enlaces subterráneos entre las diferentes estaciones cabeceras de los ferrocarrilas, que se ubicaban fuera del área central. El objetivo era eliminar la necesidad de trasbordos para alcanzar puntos de la ciudad que no se conectaban entre sí con las líneas existentes.

Londres, Madrid y Berlín son otras ciudades del mundo donde el proyecto RER existe, que sirvieron de base para la realización del proyecto en el que desde la Subsecretaría de Transporte porteña viene trabajando hace un año y medio. “Para quienes vengan de más lejos viajar va a ser más económico porque no hay trasbordos”, sostuvo Guillermo Dietrich, subsecretario de Transporte, porque para quienes utilicen el tren desde provincia hacia Capital, ya no hará falta combinar con subtes o colectivos, y los tiempos se verían reducidos.



Josefina Hagelstrom