SOCIEDAD MENDOZA

Aval judicial para una pareja que tuvo un hijo con un vientre alquilado

PERFIL COMPLETO

La Justicia de Mendoza avaló esta semana la identidad de un niño nacido por un alquiler de vientre hace siete meses. La sentencia –primera de este tipo en la provincia– confirma que el bebé es hijo legítimo de una pareja de bonaerenses que aportó el material genético, y considera que lo que debe prevalecer es la “voluntad procreacional” de los padres. Ahora, el niño podrá ser inscripto en el Registro Civil y recibir su DNI.

Según explicó a medios provinciales el titular del primer Juzgado de Familia provincial, Carlos Neirotti, ambos miembros de la pareja tenían hijos de uniones anteriores, y como la mujer tenía un problema físico por el que “podía generar material genético pero no desarrollar un embarazo”, la pareja se puso en contacto “con una entidad que los relacionó con una clínica especialista en reproducción humana asistida”.

“Se realizaron los exámenes médicos y aceptaron que se busque una tercera persona para gestar por ellos. Esta persona se presentó, firmaron un convenio y se llevó a la práctica”, comentó el juez, quien debió solicitar un análisis de ADN para determinar la filiación del bebé.

En Argentina, el alquiler de vientre se encuentra en un vacío legal: no está prohibido pero tampoco reglamentado. Tampoco el nuevo Código Civil –que hoy entra en vigencia– lo regula. Por eso, los casos deben judicializarse para que se autorice la filiación, e inscribir a los niños como hijos de la pareja y no de la madre gestante. “Se hace hincapié en la voluntad procreacional, o sea en quiénes deciden o tienen la intención de querer ser padres, con independencia de quién lo haya gestado”, sostuvo Neirotti.



R.D.