SOCIEDAD EN LA LEGISLATURA PORTEÑA


Avanza el debate sobre el ‘nuevo’ Autódromo

Supone la creación de un fideicomiso a 30 años y ceder parte de las tierras a privados para instalar comercios, talleres y servicios ligados al automovilismo. La oposición lo cuestiona.

Espacio. El terreno es hoy la playa de maniobras de la línea Mitre. Para el gobierno, ese uso “interfiere con el crecimiento” de la Ciudad.
Espacio. El terreno es hoy la playa de maniobras de la línea Mitre. Para el gobierno, ese uso “interfiere con el crecimiento” de la Ciudad. Foto:Gza. GCBA
Esta semana, los legisladores de la Ciudad de Buenos Aires se reunieron para discutir acerca del proyecto para reacondicionar el Autódromo de Villa Lugano, que el Ejecutivo porteño busca convertir en ley antes de fin de año. Fue el martes, en un plenario convocado por las comisiones de Desarrollo Económico, Planeamiento Urbano y Presupuesto, donde el proyecto obtuvo dictamen, y quedó a un paso de ingresar al recinto.

En concreto, la iniciativa consiste en la creación de un fideicomiso a treinta años para administrar el lugar mediante una asociación público-privada. Allí se proyectan, además de las mejoras de la pista y las tribunas, la construcción de una zona comercial, de talleres y servicios, todos vinculados al mundo del automovilismo, donde habrá espacios destinado a la instalación de autopartistas, concesionarias, tiendas de accesorios, lotes de autos usados, escuelas relacionadas con la actividad –por ejemplo, escuela de pilotos–  y un museo del automóvil.

Así, de las 180 hectáreas contempladas del predio, un 20% se destinaría a la zona no deportiva. Y durante el tiempo que el privado tenga la concesión, deberá generar inversiones, obra pública y proyectos sociales, además de absorber los gastos corrientes. Luego, se daría un retorno al ámbito de la ciudad, según se estableció en el proyecto elaborado por el Ministerio de Modernización.

Diferencias. Durante el debate en el plenario, se escucharon voces de todos los bloques legislativos, y hubo diferencias por parte de la oposición, cuyas críticas se dirigieron principalmente hacia la conformación del fideicomiso, la posibilidad de una futura venta de tierras a privados, y la preocupación por la preservación de los espacios verdes. Por eso pidieron que se realicen estudios de impacto ambiental en la zona, y se presenten más detalles sobre la distribución de los dividendos del fideicomiso.

El PRO necesita de 40 votos para convertirlo en ley, por lo que deberá negociar: tanto desde la Coalición Cívica como desde el nuevo Bloque Peronista adelantaron que se abstendrán de votarlo, mientras que el diputado del FpV Gabriel Fuks y Gustavo Vera, de Bien Común, proponen modificaciones. El oficialismo se mostró abierto a sumar las que sean necesarias. Luego, deberá someterlo también a  una audiencia pública.

Respecto a los tiempos de obra, el proyecto establece que la ejecución sea en etapas; el primer año se realizarán las mejoras en la pista, y luego, a lo largo de ocho años, se llevará a cabo un proceso de urbanización. La iniciativa cuenta con el apoyo del apoyo del Automóvil Club Argentino (ACA) y otras asociaciones ligadas al mundo automotor.