SOCIEDAD LA VUELTA DEL CODIFICADO

Bares ‘cool’ se suman a la movida del fútbol pago con propuestas temáticas

En Palermo, Recoleta y el Centro incorporaron pantallas gigantes, con promos y menúes especiales para atraer clientes y anticiparse al Mundial 2018.

Fuision . Tetuan, en Palermo, combina mesas compartidas, gradas de madera y sumó un proyector para ver el fútbol. Buscan tentar así a los grupos de amigos.
Fuision . Tetuan, en Palermo, combina mesas compartidas, gradas de madera y sumó un proyector para ver el fútbol. Buscan tentar así a los grupos de amigos. Foto:aballay

Era una escena que no se repetía desde hacía ocho años, cuando empezó el Fútbol para Todos, pero que volvió a verse la semana pasada, y que –sin dudas– se intensificará hoy a la hora del superclásico: con la vuelta del fútbol pago, las clásicas confiterías y pizzerías porteñas volvieron a llenarse de fanáticos y curiosos para ver los partidos.

Pero, esta vez, hay nuevos jugadores que intentan entrar a esa cancha: cervecerías y bares cool de Palermo, Recoleta y el Centro, entre otros, incorporaron pantallas gigantes, menús temáticos y promociones especiales a la hora de los partidos, para acercarse a nuevos clientes y dar un servicio adicional a los habitués aunque, según los cableoperadores, la cantidad de abonados al fútbol pago se duplicó en quince días (ver aparte).

“Decidimos sumar una pantalla de 70 pulgadas por varios motivos: la vuelta del fútbol pago, el Mundial 2018 y, sobre todo, porque nosotros somos muy futboleros y estamos felices de poder ver los partidos con nuestros comensales. Tenemos una anécdota con una de nuestras clientas habituales, que ya viene a ver todos los partidos de River con nosotros por cábala, luego de ganar con un histórico 8-0 contra Wilstermann por la Copa Libertadores. ¡El factor suerte también juega en la decisión de verlo con nosotros!”, cuenta Carolina Ochoa, dueña de Desarmadero, una cervecería en pleno Palermo Soho, ambientada por los artistas Alfredo Segatori y Paula Pons, que desde hace un par de semanas transmite los partidos de los equipos más importantes del campeonato local.

Lo mismo sucede en Tetuán, un flamante espacio cuya propuesta gastronómica es de comida marroquí, pero con un diseño especial: tiene mesas compartidas y unas gradas de madera que, ahora, resultan perfectas para ver los partidos. Para uno de sus dueños, Nicolás Wolowelski, “no pasar el fútbol reduce mucho las ventas, porque la gente que salió ese día, si tiene que decidir adónde ir, probablemente vaya donde pueda ver el partido”, explica. Por ahora, arriesga, “habrá un 15% del salón que mira el partido y esperamos que esto crezca y ‘enganche’ a aquellos que quizá no salieron con la intención de ver el partido y se terminaron sumando”.

Con inspiración futbolera. En el Bar de Carnes, en Recoleta, pensaron en sus clientes “de todas las edades, y que vienen desde el mediodía hasta el fin de la noche”, para tentarlos con menús temáticos especiales: “Empezamos en las Eliminatorias, donde preparamos un pollo crispy limeño para el partido contra Perú que fue furor. Y también vienen muchas mujeres porque el fútbol dejó de ser sólo ‘de caballeros’, así que estamos ideando propuestas nuevas”, explica Martín Blanco, responsable de marca del lugar.

El delivery es el otro ‘enemigo’ del bar a la hora de ver fútbol, pero en Almacén de Pizzas le encontraron la vuelta: ofrecen promos y lo sumaron a sus locales, donde van muchos turistas.

“Vemos la vuelta del fútbol pago como una oportunidad con valor agregado: en el bar, se comparte con otros con la misma pasión, pero con un servicio personalizado de cosas ricas y tragos de autor”, dice Pedro Bello Arias, dueño de Deltoro.


En 15 días, el doble de abonados

El pack para ver el fútbol pago en los distintos cableoperadores del país había arrancado con ventas que las compañías calificaban como “las esperadas”: antes del arranque de la Superliga, había unos 650 mil abonados en todo el país.

Pero según fuentes de las distintas empresas, la llegada del clásico River-Boca y las limitaciones a la hora de ver los partidos a través de otras plataformas dispararon los números y las ventas, que se aceleraron “exponencialmente” y se duplicaron en las últimas dos semanas, alcanzando 1.200.000 abonados. Aunque para quienes ya tenían los codificadores HD el trámite es fácil –se habilita online–, admiten retrasos en las entregas de los conversores a los nuevos abonados.


Pasión futbolera en el Obelisco

Esta semana, el gobierno porteño lanzó una propuesta para que los vecinos voten, hasta hoy, los colores de qué equipo de fútbol de los 107 asociados a la AFA –de todas las divisiones– quieren ver reflejados en el Obelisco las noches del miércoles y jueves próximos.

La idea, dicen, es “intervenir el ícono de la Ciudad para destacar la pasión porteña por el fútbol”. La votación puede hacerse hasta la medianoche de hoy a través de la web del GCBA, y las redes sociales oficiales y las del jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta.