SOCIEDAD SU FAMILIA DICE QUE PADECE BIPOLARIDAD


Buscan a una joven rosarina desaparecida en Florianópolis

.

PERFIL COMPLETO

Natalia. A Torres, de 27 años, la habría acompañado un hombre.
Natalia. A Torres, de 27 años, la habría acompañado un hombre.
Foto:Facebook
La familia de Natalia Torres, la rosarina que desapareció tres días después de viajar imprevistamente a Brasil tras rendir libres las últimas materias de Arquitectura, sumó ayer un nuevo dato a su búsqueda, que se dio a conocer esta semana.
La joven, de 27 años, padece bipolaridad y sus padres temen que no tenga su medicación consigo.
“Estamos desesperados intentando localizar a mi hija: Natalia tiene un diagnóstico de bipolaridad y necesita tomar una medicación todos los días; si no, es muy vulnerable por sus estados de ánimo tan cambiantes”, remarcó ayer en declaraciones televisivas Ulises Torres, padre de la joven, quien ya realizó las denuncias correspondientes en el consulado argentino de Florianópolis y ante la policía del estado de Santa Catarina, además de difundir la búsqueda en redes sociales.

Antecedentes. Según el último llamado que hizo la joven a su familia, el pasado 21 de agosto, Torres dijo que se encontraba en Florianópolis con Julieta, una mujer jujeña de quien se había hecho amiga durante el viaje, y que le había prestado su teléfono celular para comunicarse. “Me llamó y me contó que estaba bien, que había llegado a Florianópolis. Me habló bien”, comentó el padre ayer al canal de noticias C5N. En el llamado, además, comentó que “no tenía más dinero”.
Sin noticias desde entonces y preocupados por la condición de salud de su hija, la familia Torres consiguió, el miércoles 24, comunicarse con la amiga jujeña de Natalia, quien les comentó que la vio por última vez cuando la joven rosarina dejó el hostel que compartían “por falta de pago”, y que habría partido de allí “acompañada por un hombre”.
La amiga dijo que Torres le comentó que “buscaba un trabajo y apareció un muchacho que le dijo que se lo iba a dar. No sabemos si lo conocía, si le ofreció trabajo porque no tenía dinero o qué pasó”, reprodujo ayer el padre. Esa fue la última vez que fue vista.
La joven mide aproximadamente 1,70, tiene el cabello corto y de tono castaño y ojos marrones, según describen los familiares en la búsqueda que lanzaron por las redes. Solicitaron, además, que quienes puedan aportar algún dato se comuniquen con el consulado argentino.