SOCIEDAD EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES


Buscan impulsar la adopción de chicos mayores de 9 años

Sólo el 4 % de los postulantes inscriptos al registro de adoptantes los considera. Plantean dar más visibilidad a los casos de hermanos.

Lazo. El nuevo Código Civil plantea la obligación de mantener el vínculo con la familia de origen.
Lazo. El nuevo Código Civil plantea la obligación de mantener el vínculo con la familia de origen.
Foto:Shutterstock
Quienes ingresan al sistema de adopción en la Ciudad de Buenos Aires lo hacen con el deseo de formar una familia, pero en la mayoría de los casos los que se inscriben lo hacen buscando un bebé, y el número desciende en la medida que las edades de los chicos van subiendo.

Según datos del Registro Unico de Aspirantes a Guarda con fines Adoptivos (Ruaga), más del 80% de los inscriptos (en la actualidad hay más de 1.200) lo hace para casos de niños de hasta 5 años.
El 13,6%, en tanto, piensa en chicos de entre 6 y 8 años, y menos del 4% extiende su postulación para chicos de entre 9 y 16 años. Además, más del 60% de las inscripciones corresponden a matrimonios o individuos que aspiran a adoptar un solo niño, mientras que el 31% lo hace pensando hasta en dos chicos. Sólo el 11% piensa en tres chicos.

“Todos los chicos están esperando una familia, por eso como política pública lo que tratamos de hacer son campañas de concientización de modificación de la adopción, que haya un cambio cultural y las personas que se anotan se pregunten qué pasa si no aparece un bebé, si están dispuestos a adoptar chicos más grandes, o más de uno”, explica, consultada por PERFIL, Karina Leguizamón, presidenta del Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, del que depende el Ruaga.

El próximo mes comenzarán con una serie de talleres abiertos previos a toda inscripción y orientados a toda la sociedad, donde buscarán trabajar con el mismo equipo interdisciplinario (de psicólogos, sociólogos, trabajadores sociales) en la importancia de  considerar que muchas veces  aparece el caso de un bebé que también tiene un hermanito, y ver la posibilidad de extender la adopción a ambos para no separarlos, como también los casos de los chicos más grandes. Quienes se anoten en el registro luego continúan con otros talleres obligatorios.

“Lo que buscamos es evacuar dudas que puedan surgir y trabajar en la confianza con los postulantes para que sepan que lo importante es generar el vínculo con los chicos, más allá de las situaciones que puedan llegar a ocurrir. Y en el caso de si deciden adoptar dos, o un nene más grande que ya tiene su historia, que eso no genere miedos”, agrega Leguizamón.

Por eso también trabajaron en conjunto con la Justicia para que se flexibilice el sistema de inscripciones y se permita que si una pareja se anotó en un primer momento con la intención de adoptar un solo hijo, y en el camino decide adoptar dos, pueda hacerlo sin tener que reiniciar todo el trámite, lo cual hace que los plazos se extiendan.

El nuevo Código Civil y Comercial, además, establece la obligatoriedad de mantener el vínculo con la familia de origen, pues en muchos casos  de chicos abandonados está el vínculo con los hermanos. Y acorta también los plazos procesales, para que en un máximo de 180 días los jueces tomen decisiones sobre los chicos institucionalizados que esperan una familia.