SOCIEDAD LA LEGISLATURA PORTEÑA TRATA DOS PROYECTOS

Buscan prohibir la publicidad de comida chatarra y alcohol

.

Avisos. Quieren desestimar el consumo de alimentos no saludables.
Avisos. Quieren desestimar el consumo de alimentos no saludables. Foto:Cedoc Perfil
Dos proyectos en la Ciudad de Buenos Aires buscan prohibir la publicidad de comida chatarra y de bebidas alcohólicas. En el primer caso, la iniciativa tiene que ver con que, según datos estadísticos, uno de cada cuatro chicos sufre de obesidad o tiene problemas de sobrepeso, según explica la legisladora de ECO/Suma+ Inés Gorbea, impulsora del proyecto que busca, dice, “apuntar a toda la ciudadanía pero poner un foco en los menores de edad”.

“Si en el colegio o en casa se les da a los chicos frutas y alimentos sanos, la idea es que no salga a la calle y vea una hamburguesa de cinco carnes en carteles por la calle”, explica. Y agrega que “otro de los puntos a regular es la utilización de personajes infantiles o la entrega de juguetes coleccionables para fomentar el consumo, que es lo que viene pasando y pasa ahora”. Un antecedente fue el proyecto que había presentado el ex legislador Juan Cabandié, que apuntaba contra los alimentos de menúes infantiles que contenían juguetes, pero no frutas. En Chile, por caso, se avanzó con una legislación similar (ver aparte).

En el caso de la publicidad de las bebidas alcohólicas, el proyecto, que cuenta con dictamen de la Comisión de Salud y pasó a Espacio Público, fue presentado por el legislador del Partido Socialista Roy Cortina. “Está comprobado científicamente que la publicidad genera hábitos que asocian el consumo de alcohol con el éxito social, las relaciones u otros ámbitos, pero calla sobre los efectos que acarrea el consumo excesivo”, explica Cortina, quien ve el consumo en los jóvenes directamente como una puerta de acceso a otras adicciones, como las drogas. “En las estadísticas de ingreso a los hospitales porteños, es mucho mayor el ingreso por intoxicación de alcohol que por drogas. El alcoholismo implica cambios de conducta, accidentes de tránsito, violencia de género, en la familia; lleva a la criminalidad, al delito”, agrega.

En ese contexto, el proyecto busca, por un lado, la eliminación de la publicidad en la vía pública y la prohibición del sponsoreo en eventos masivos. Por el otro, que la publicidad en los lugares en los que se venden bebidas alcohólicas, como supermercados y kioscos, tengan el 20% del espacio de publicidad sanitaria, tal como ocurre con los cigarrillos.
“La idea es comenzar con un camino similar a lo que pasó con el tabaco. Porque el tema de la publicidad no tiene que ver con la libertad o no libertad. Nadie está planteando una ley seca, o que no te puedas tomar un vino o una cerveza con amigos; la idea es generar una conciencia al respecto del consumo excesivo”, explica.