SOCIEDAD ESTACIONAMIENTO PORTEÑO


Buscan sumar más empresas de acarreo y ampliar las zonas tarifadas

Dieron de baja la licitación actual de estacionamiento medido para transparentar el polémico servicio. 


Foto:Cedoc Perfil

Tras dos años en los que estuvo suspendida por la Justicia porteña, la Ciudad dio de baja ayer la licitación actual que rige el estacionamiento tarifado y anunció que realizará un nuevo llamado licitatorio durante el próximo mes, para seleccionar por concurso las nuevas máquinas tickeadoras y la entrada de más empresas que presten servicios de grúas de acarreo, frente a las dos –Dakota-STO y BRD-SEC–que operan actualmente sin licitación firme desde hace 15 años.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Además, la Ciudad busca ampliar, en forma gradual, la cantidad de espacios de estacionamiento público pago en las calles: de los 334.654 lugares que permiten estacionar en la vía pública de día (tanto pagos como gratuitos), hoy sólo 4 mil son tarifados, lo que representa el 1,2% del total.

Cuando finalice el proceso de ampliación de las zonas de estacionamiento pago –que dividirán el mapa porteño en cinco partes–, esos espacios sumarán 86.768. Es decir, el 26% de los lugares para estacionar en las calles porteñas tendrán parquímetros.

La otra gran novedad es que para pagar se dejará de usar fichas o dinero en efectivo: las máquinas tickeadoras no aceptarán más monedas ni billetes, y sólo operarán a través de tarjetas de crédito, débito y SUBE. Para esta última servirán, además, como centro de recarga. También podrá abonarse a través de una aplicación para celulares, que será leída electrónicamente por los inspectores en cada zona, para evitar discusiones posteriores.

Según la Secretaría de Transporte porteño, las 2 mil nuevas tickeadoras serán “más eficientes, menos vandalizadas y reducirán los costos de operación para las empresas”. Tampoco entregarán comprobantes en papel, sino únicamente electrónicos. Y se incorporarán tres tipos de tarifas, con el objetivo de “beneficiar a los vecinos residentes” de cada zona en cuestión.

Más transparencia. Según el organismo, la decisión de mandar un nuevo pliego a la Legislatura y dar de baja el actual no es sólo porque la Justicia porteña lo tiene frenado desde hace casi dos años sino, además, porque los avances tecnológicos volvieron “obsoleto” aquel pliego: en 2014, casi no había operaciones con tarjeta SUBE y hoy es uno de los medios de pago más utilizados.

El Gobierno porteño estima que la iniciativa para modificar la Ley 4.888 –judicializada desde hace dos años– se aprobará en el transcurso de los próximos meses y entrará en vigencia en enero de 2017.

Una vez aprobado el proyecto, la Ciudad quedará dividida en cinco zonas que, a su vez, contarán con unas dos playas de acarreo cada una, frente a las tres que existen hoy en total. Las zonas no fueron aún delimitadas, ya que dependen de la ubicación de estos nuevos predios. El secretario de Transporte porteño, Juan José Mendez, aseguró que las dos empresas que brindan el servicio actualmente “podrán participar de la licitación” y que desde la próxima semana intervendrán administrativamente el servicio que prestan: implementarán, entre otras medidas, un nuevo sistema de acarreo para que, cuando la grúa levante un auto, se tome una foto del contexto donde estaba estacionado y eso evite posteriores discusiones. Además, a las nuevas empresas licenciatarias se les pondrá un tope en la recaudación -que hoy queda en su totalidad para las concesionarias- que deberán, a su vez, reinvertir en el servicio y el resto del dinero quedará para la Ciudad.  

Buscamos garantizar un servicio público de calidad que eleve las condiciones de movilidad de los vecinos porteños”, finalizó Méndez.



Clara Fernandez Escudero / Claudio Corsalini