SOCIEDAD CASO MALDONADO

Los padres de Santiago rompieron el silencio: "Nuestra vida ha quedado quebrada"

Stella Peloso y Enrique Maldonado agradecieron el apoyo de la gente y recordaron sentidamente a su hijo “dibujando, tatuando y riendo”.

Santiago Maldonado y su madre, Stella Peloso, que llora la muerte de su hijo.
Santiago Maldonado y su madre, Stella Peloso, que llora la muerte de su hijo. Foto:Facebook

A más de tres meses de la desaparición de Santiago Maldonado, y más de veinte días después de encontrarlo sin vida en los márgenes del Río Chubut, los padres del joven tatuador decidieron romper el silencio. Stella Peloso y Enrique Maldonado escribierron una carta en recuerdo a su hijo y en agradecimiento a la gente que apoyó y alentó a la familia en un momento difícil. 

"A todos los ciudadanos argentinos y del mundo desde el más profundo de nuestro dolor como padres de Santiago, queremos agradecer cada palabra de aliento, cada carta, cada abrazo y sus lágrimas llegan a nuestros corazones", dijeron en los primeros párrafos de la carta. Y agregaron: "Nuestros días, nuestra vida ha quedado quebrada, solo tenemos el dolor profundo de haber perdido a nuestro hijo amado".

En el texto publicado en la página Aparición con Vida de Santiago Maldonado, los padres señalaron que recuerdan a su hijo "riendo, cantando, dibujando y tatuando".

En esa línea, recordaron "sus viajes, sus anécdotas divertidas, sus interminables llamadas a pesar de la distancia, siempre presente, siempre ocurrente, siempre solidario. Los días van pasando extrañamos no poder llamarlo y escuchar su voz. Infinito es el dolor e infinito nuestro agradecimiento a todos".

La carta completa:

A todos los ciudadanos Argentinos y del mundo desde el más profundo de nuestro dolor como padres de Santiago, queremos agradecer cada palabra de aliento, cada carta, cada abrazo y sus lágrimas llegan a nuestros corazones.

Nuestros días, nuestra vida ha quedado quebrada, solo tenemos el dolor profundo de haber perdido a nuestro hijo amado.

Recordamos a Santiago riendo, cantando, dibujando, tatuando que es lo que hacía en nuestro hogar, tenemos presente sus viajes, sus anécdotas divertidas, sus interminables llamadas a pesar de la distancia, siempre presente, siempre ocurrente, siempre solidario.

Los días van pasando extrañamos no poder llamarlo y escuchar su voz.

Infinito es el dolor e infinito nuestro agradecimiento a todos.