SOCIEDAD

Cerca de 300 barras ya están en Brasil

La mayoría viajó por tierra para evitar controles en los aeropuertos.

Foto:CEDOC.

Los datos de los barras argentinos que tienen el ingreso prohibido a Brasil están en los distintos controles migratorios fronterizos y en los principales aeropuertos. Es una lista negra con 2.100 nombres de distintos personajes que tienen -o tuvieron- problemas con la Justicia. Muchos de ellos prefirieron quedarse en Argentina –como la cara más conocida de Independiente–, otros sortearon los distintos filtros sin problemas y apenas un puñado regresó con el sello rojo de “deportado” estampado en el documento.
   
Luis Fernando Navajas, jefe de Interpol Brasil, anunció esta semana que los controles son rigurosos: “En caso de que alguno consiga burlarlos, se lo seguirá en Brasil y será deportado. Todos, absolutamente todos los que integren esa lista serán deportados”.

Según pudo saber PERFIL, cerca de 300 referentes de distintas hinchadas argentinas están instalados en el país del Mundial, a la espera del debut de mañana, ante el seleccionado de Bosnia-Herzegovina. El grueso llegó por tierra en un viaje tan largo como agotador.  Algunos de ellos lo hicieron en autos particulares para evitar problemas en la ruta. Pero hubo un grupo alineado a la ONG Hinchadas Unidas Argentinas (HUA) que consiguió un micro escolar para recorrer los 2.533 kilómetros que separan a Buenos Aires de Río de Janeiro.

El número de barras que estarán en el debut es difícil de calcular, dadas las distintas vías de acceso que existen. Algunos sugieren que serán cerca de mil y otros apuestan a que en la previa del partido con Irán se sumarán unos 350 más.
Por lo pronto, los referentes de las distintas barras que llegaron a Río comenzaron a plantar bandera. “Casi todas las hinchadas están en Brasil”,  asegura a PERFIL la abogada de HUA Débora Hambo, quien aclara que no está en sus “planes viajar”.

Al menos veinte miembros de la facción del Oeste de Los Borrachos del Tablón –como se conoce a la barra de River Plate– están en Belo Horizonte, cerca del predio donde entrena el equipo de Sabella. Boca también tendrá a sus representantes, aunque no será un número importante como en otros mundiales. “La 12” atraviesa una transición desde la caída de Mauro Martín y Maxi Mazzaro, actualmente detenidos por un homicidio ocurrido en 2011.  

“La Butteler” (San Lorenzo) también estará presente con cerca de cuarenta hombres, al igual que Huracán e Independiente. Desde La Plata tanto “Los Leales”, la barra de Estudiantes que lidera Adrián “El Gato” Sosio, como “La 22”, como se conoce a la hinchada de Gimnasia que tiene como jefe a Cristian “El Volador” Camilieri, arribaron en las últimas horas. Los del Lobo llevaron sus bombos y un trapo especial con los colores de la bandera argentina y una leyenda que dice “marcando la diferencia”.   

 Como sucedió en el Mundial de Sudáfrica los equipos del ascenso también tendrán un protagonismo especial. “Los Borrachos de Morón” y “Los de Siempre” (Almirante Brown) llegaron a Río de Janeiro hace un par de días y enseguida sus fotos en la playa comenzaron a circular por las redes sociales, y a generar polémica entre los hinchas y socios de sus respectivos clubes, que no entienden cómo hicieron ellos para costear el viaje.    

Los barras de Argentinos Juniors –recientemente descendido– también exhibieron sus trapos para marcar territorio. Los de La Paternal enviaron a unos veinte hombres. Otros que desembarcaron y comenzaron a hacer ruido pertenecen a Chaco For Ever, Racing de Córdoba, San Miguel, San Telmo, Chacarita, Laferrere, Lanús, Belgrano y Rosario Central.

Otro argentino deportado
Daniel “El Rana” Atardo se convirtió en el primer barra argentino deportado en el Mundial de Brasil. En las últimas horas se sumó otro: Ariel Abolio, un presunto miembro de una facción disidente de la hinchada de Estudiantes de La Plata.  Atardo, vinculado a la barra de Rosario Central, fue deportado el lunes pasado en el aeropuerto de San Pablo porque su nombre figuraba en la lista que entregaron las autoridades argentinas.
Abolio intentó ingresar a Brasil por el paso fronterizo de Paso de los Libres, en la provincia de Corrientes, pero no pudo continuar porque también aparecía en la nómina de barras con derecho de admisión.



Leonardo Nieva / Cecilia Di Lodovico