SOCIEDAD HASTA AHORA, SOLO EL 18% ELIGE CARRERAS LIGADAS A LA INFORMATICA

‘Chicas tecno’: ganan terreno en el mundo de la programación

Comunidades como Girls in Tech y Chicas Poderosas buscan que las mujeres generen cada vez más proyectos de innovación, incluso desde el secundario.

Foto:Gentileza Girls in tech

Hace unos años, salía al mercado un libro con un título que generaba entusiasmo: Barbie: ingeniera en informática. Por fin, la muñeca más famosa del mundo –y símbolo de los peores estereotipos para las mujeres– cambiaba. Pero la historia que se contaba era otra: si bien Barbie estudiaba computación, no sabía nada de software, y cuando quería desarrollar sus ideas rompía su computadora. Fueron sus amigos varones quienes finalmente la ayudaron.
Mattel tuvo que pedir perdón públicamente por este libro, pero lejos de la anécdota, el mundo de la tecnología parece aún ser ajeno a las mujeres, en Argentina y en varios países del mundo. Un informe de Fundación Sadosky titulado “Y las mujeres… ¿dónde están?” calculaba en 2013 que en Argentina sólo el 18% de los estudiantes de las carreras tecnológicas eran mujeres. Y en el imaginario social, se instaló la idea de que la programación está hecha para los hombres, pese a que la primera programadora de la historia fue una mujer.

“La brecha es más que nada cultural. A partir de la década del 80 empezó a disminuir el número de mujeres que se metieron en tecnología, y ahí fue también cuando empezaron las computadoras para el hogar dirigidas a niños, las publicidades dirigidas a los niños o las películas que estereotipaban la imagen del desarrollador. Todo eso influye en que no consideres las carreras de tecnología ni te identifiques con las personas que trabajan de eso”, dice Sofía Contreras (26), que trabaja en un fondo de inversión para proyectos tecnológicos.
Fue allí, de hecho, donde notó una brecha entre los proyectos iniciados por mujeres y varones, y se puso a investigar si pasaba sólo acá o a nivel global. Así se contactó con Girls in Tech, una organización que nació en Silicon Valley y busca acercar a las mujeres al mundo de la programación en más de cincuenta países. Contreras dirige el capítulo local, que hace poco organizó su primera hackatón, un programa de emprendedurismo en tecnología con impacto social, dirigido a chicas de entre 15 y 17 años, que aprenden a desarrollar aplicaciones que les permiten solucionar algún problema. El resultado: ocho nuevas apps, que van desde alertas a barrios frente a inundaciones hasta una red para compartir apuntes de estudio.
“Hoy las chicas no se identifican con los programadores, y no lo tienen como opción a la hora de elegir una carrera, por eso pensamos en acercarles herramientas para que entiendan que programando podés resolver un problema de cualquier área y llegar a millones de personas en segundos”, agrega Carolina Hadad (26), programadora del Laboratorio de Gobierno del GCBA.

Empoderamiento femenino. Con esa premisa trabaja también la comunidad Chicas Poderosas, que reúne periodistas, desarrolladoras y diseñadoras que buscan innovar y generar nuevas formas de comunicar. A nivel local, 450 mujeres se sumaron en pocos meses a la propuesta, que busca involucrarlas en todo lo relacionado al desarrollo de aplicaciones de noticias o la producción de contenido interactivo, por ejemplo.
“Hoy no basta con ser un buen periodista y haber estudiado en la mejor universidad, se necesita tener habilidades extra tanto tecnológicas como de creatividad”, dice Yamila García (32), codirectora de Chicas Argentina, y agrega que el trabajo en equipos multidisciplinarios es “la mejor forma de innovar”.
Realidad virtual (RV), periodismo de datos, storytelling digital y programación son algunas de las áreas a explorar.
Durante el ballottage, de hecho, realizaron uno de sus primeros proyectos: el primer reportaje electoral realizado 100% en RV. “Logramos un producto final que nos enorgullece mostrar en el ámbito nacional y en medios extranjeros”, dice Gabriela Brenes (25), una de sus realizadoras.

 

En el mundo, pocas referentes en el ámbito de las TIC

Marissa Mayer es una ingeniera, informática y profesora estadounidense, y desde 2012, es CEO de Yahoo! Antes trabajó en Google, y fue la primera mujer de su equipo de ingenieros. En el último tiempo, su licencia por maternidad generó polémica. Pero su caso es el de pocas: en el mundo, los referentes de las empresas TIC suelen ser hombres, y esa brecha –y los estereotipos que la crean– es la que estas nuevas comunidades buscan romper. “La competencia por ganar espacios en la innovación en medios crece, y las mujeres tienen que estar preparadas”, dice Yamila García, de Chicas Poderosas.
“La falta de referentes femeninos para identificarse es uno de los problemas, sumado a que no hay una visión correcta de qué se puede hacer y qué impacto se puede tener con la programación”, agrega Carolina Hadad, de Girls in Tech.



Josefina Hagelstrom