SOCIEDAD NUEVO PROYECTO EDUCATIVO

Comenzó el primer posgrado en el país en Periodismo de Investigación

Fue creado por Editorial Perfil y la Universidad del Salvador. Ofrece formación académica y práctica profesional para los alumnos elegidos.

PERFIL COMPLETO

Foto:Néstor Grassi

Luego de un año y medio de intenso trabajo, la Universidad del Salvador y Editorial Perfil han desarrollado el Posgrado en Periodismo de Investigación que esta semana inicia sus actividades. El posgrado tendrá la misión de mejorar en forma cualitativa la práctica del periodismo, elevando los estándares de desempeño profesional, generando espacios de reflexión y debate superadores en el ámbito de las comunicaciones sociales; con un sentido pluralista y abierto, que coincide plenamente con los valores intelectuales ignacianos y la fecunda doctrina de la Iglesia Católica sobre la dignidad de los comunicadores y la importancia de una comunicación responsable y humanizadora.

A tal efecto, y luego de un riguroso proceso de selección entre un centenar de postulantes, que ha incluido evaluaciones técnicas y de cultura general, un primer grupo de 26 alumnos iniciará el posgrado, a fin de continuar desarrollándose en el mundo del periodismo y las comunicaciones sociales, que les permitirá perfilar nuevos horizontes en la recepción, búsqueda y difusión de la información.

Es por eso que han sido convocados a participar del proyecto los mejores profesores e investigadores de la Facultad de Ciencias de la Educación y de la Comunicación Social de la Universidad del Salvador, así como personalidades de renombre que participan en las distintas publicaciones de la Editorial Perfil. Entre ellas destacamos a Magdalena Ruiz Guiñazú, Robert Cox, Alfredo Leuco, Nelson Castro, Pepe Eliaschev, Guillermo Jaim Etcheverry, Carlos Ares, Edi Zunino, director de Noticias, y Javier Calvo, jefe de redacción de PERFIL, todos de reconocido prestigio y  sobresaliente trayectoria.

El posgrado se extenderá durante 12 meses: en los primeros nueve, los alumnos serán formados por el equipo docente, y en los últimos tres demostrarán sus conocimientos mediante una práctica intensiva en la redacción, cuya producción final será el trabajo de integración mediante el cual se aprobará el programa. Asimismo, un grupo de los mejores tendrá la posibilidad de continuar trabajando en forma rentada en la Editorial Perfil tras la finalización del programa.

Las clases se realizarán en las instalaciones de la Editorial Perfil y en las aulas de la Facultad de Ciencias de la Educación y de la Comunicación Social de la Universidad del Salvador, que fue pionera en nuestro país en la creación de la carrera universitaria de Periodismo en 1979.

Los temas de formación incluyen aspectos de la política, la economía y la historia contemporánea, así como asignaturas de corte netamente práctico cuyo fin será el de entender la manera de comunicar noticias. Como valor distintivo respecto de otras propuestas, este posgrado permitirá que los alumnos realicen sus producciones en PERFIL, Noticias, Fortuna, Caras y en Perfil.com. De esta forma se logrará una visión integral del proceso de gestación de los contenidos noticiosos.

Han acompañado a la universidad y a la editorial en este proceso, organizaciones que han colaborado con el fondo de becas destinado a ayudar a los alumnos con la carga financiera del programa. Entre ellos están Banco Galicia, Aeropuertos Argentina 2000, Techint, Massalin Particulares, Telefónica, Syngenta, Banco Ciudad y Newsan.

En la gestación del programa han participado activamente Jorge Fontevecchia, presidente de Editorial Perfil, Gustavo González, director periodístico de la misma editorial y Rodrigo Lloret, director ejecutivo del posgrado, con el apoyo de todo el equipo de conducción de la USAL, especialmente sus vicerrectores, y de la Facultad de Ciencias de la Educación y de la Comunicación Social, dirigidos por su decano Máximo Paz.
No tengo duda de que la generosidad del esfuerzo y la rigurosidad científica de quienes han sido artífices de esta propuesta creativa representan un compromiso con nuestro tiempo y los tiempos por venir, con la finalidad de ayudar a concretar las aspiraciones de perfeccionamiento de mujeres y hombres en el ámbito del periodismo.

Agradezco a Editorial Perfil, en la persona de su presidente, la oportunidad que nos brinda para que con nuestra experiencia educativa de 58 años podamos contribuir a través de este posgrado al fortalecimiento de nuestra sociedad, de nuestra democracia y de sus instituciones, pues como bien afirma José María Desantes: “La formación es requisito y es impulso para que el hombre individualmente considerado adopte decisiones políticas, que adquieren así un valor comunitario. De modo que informar es promover la participación”.

Concluyo dirigiéndome a los alumnos de nuestra primera promoción, agradeciéndoles por habernos elegido como institución educativa, y dándoles la bienvenida a esta etapa de los estudios superiores, que son llamados así por ir precisamente a un mayor conocimiento de lo que el hombre es y necesita en nuestros días, por sus análisis rigurosos y objetivos, por sus búsquedas interdisciplinares de soluciones a los problemas humanos y, sobre todo, por la vocación de servicio como actitud de fondo de cada uno de ellos, que junto con su calidad humana y profesional, los llevará a incidir positivamente para que la convivencia en nuestra sociedad se desarrolle en una relación respetuosa del otro, justa y reconciliadora.

Con sano orgullo traigo a ustedes un fragmento del mensaje de quien es graduado preclaro de nuestra universidad por haber cursado sus estudios en el Colegio Máximo de San José en San Miguel, cuyo título reconocido a nivel nacional es otorgado por nuestra universidad, y quien hoy es la autoridad máxima de la Iglesia Católica. Me refiero a Su Santidad el papa Francisco, quien el 16 de marzo de 2013, recientemente elegido como Santo Padre, dirigió las siguientes palabras a los miles de periodistas acreditados en el Vaticano para cubrir su elección: “Tened la seguridad de que la Iglesia, por su parte, dedica una gran atención a vuestro precioso cometido; tenéis la capacidad de recoger y expresar las expectativas y exigencias de nuestro tiempo, de ofrecer los elementos para una lectura de la realidad. Vuestro trabajo requiere estudio, sensibilidad y experiencia, como en tantas otras profesiones, pero implica una atención especial respecto a la verdad, la bondad y la belleza; y esto nos hace particularmente cercanos, porque la Iglesia existe precisamente para comunicar esto: la Verdad, la Bondad y la Belleza ‘en persona’. Debería quedar muy claro que todos estamos llamados, no a mostrarnos a nosotros mismos, sino a comunicar esta tríada existencial que conforman la verdad, la bondad y la belleza.”

Estas palabras se aplican con toda amplitud a la tarea que juntamente hoy emprendemos.

*Rector de la Universidad del Salvador (USAL).



Juan Tobías