SOCIEDAD

Cómo es Campo Gallo, el pueblo elegido por el Papa

La humilde localidad y su nexo con la mítica iglesia porteña de San Patricio. 

PERFIL COMPLETO

Foto:Gentileza de Infojus Noticias

El Papa Francisco concedió ayer una entrevista telefónica a una humilde emisora de Campo Gallo, en Santiago del Estero, que se escuchó en directo en todo el mundo. Así, los sacerdotes Joaquín Giangreco y Juan Ignacio Liébana realizaron al Sumo Pontifice su primera entrevista en vivo a una radio argentina.

Raquel, Ana María, Gustavo y Andrea son un grupo de catequistas de la iglesia San Patricio de Belgrano que colaboran con la localidad de Campo Gallo. Andrea explicó a Perfil.com la sensación de estar escuchando en directo al líder religioso quien eligió la emisora FM Virgen del Carmen 99.9 en lugar de dar la exclusiva a Clarín o TN: “Eso nos revela lo que es este Francisco que el está con los más débiles. No es tapa de los diarios por juntarse con los más poderosos, él sale en todos lados por reunirse con la gente de su pueblo".

En su visita por el 30º aniversario de la masacre de San Patricio en la iglesia San Patricio de Belgrano, el Papa Francisco dijo que en esas baldosas estaba regada la sangre de los mártires, que iba a dar frutos. “Para nosotros fue como un mensaje dirigido a nosotros para continuar la obra de los sacerdotes asesinados”, explicó la catequista familiar.

Campo Gallo es una ciudad situada a 242 kilómetros de la capital provincial y cuenta con 5.500 habitantes, de la que dependen los pueblos circundantes, llamados “parajes”, localidades muy aisladas. El grupo de catequistas de la iglesia de San Patricio de Belgrano elaboró un proyecto solidario para ayudar a una escuela que se encuentra a dos horas de Campo Gallo, la escuela número 662 en El Corrido.

El proyecto surgió alrededor de la idea “Navidad para Todos”. “Nos dijimos que podíamos hacer con los chicos más allá de enseñar quien es Jesús y como volcarlo en un proyecto concreto para que los chicos participaran”, explicó. Así, se pusieron en contacto con el maestro de una escuela cercana a Campo Gallo.

El primer año se mandó una caja individualizada a cada niño de la escuela con ropa, calzado, golosinas, juguetes, etc. Una caja bien completa pero que además tuviera una carta dirigida a ellos. Una iniciativa que tuvo un efecto muy positivo entre los niños santiagueños. Por ello, el segundo año se decidió recaudar dinero y que fueran los padres con sus hijos los que viajaran hasta allá para dar los regalos en persona.

Al final se consiguieron 20.000 pesos con los que mejoraron las instalaciones. La escuela contaba originariamente con tan solo con una aula y una pieza de usos múltiples, usada sobre todo como comedor y no disponía de luz ni agua potable, solamente de unos paneles solares que ya no tenían baterías. Gracias a las ayudas que se les enviaron se pudo construir un comedor y comprar baterías para poder volver a poner en funcionamiento esos paneles. ”Es un proyecto conjunto entre la gente de acá y la de allá, no es solo que uno pone recursos, sino que se entabla una relación y se entabla un proyecto comunitario”, detalló la catequista.

Este año los padres que viajaron en 2013 ya no asisten a catequésis puesto que sus hijos ya hicieron la comunión, pero se prestaron a explicar a los nuevos papás el proyecto y las actividades. A pesar de que la iniciativa no disponga de un lema ni de un nombre con el que identificarla, ya se están elaborando las cajas para que el fin de semana largo de octubre un nuevo grupo viaje a Campo Gallo para poder volver a alegrar la vida de los niños santiagueños de la escuela de El Corrido. 



Bàrbara Defoix