SOCIEDAD

Cómo está Córdoba a un año de los saqueos y el acuartelamiento

Hubo actos en toda la ciudad para recordar la jornada del 3 de diciembre de 2013, cuando los cordobeses sufrieron saqueos y destrozos.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Hoy se cumple un año de una de las noches más oscuras que vivió la provincia de Córdoba. Un acuartelamiento policial, en reclamo de mejoras salariales generó consecuencias devastadoras que aún permanecen en la retina de todos los cordobeses.

Pasadas las 19 horas de aquél 3 de diciembre, alertados por las primeras versiones de robos, los comerciantes bajaron sus persianas, la ciudad se transformó en tierra de nadie y los saqueos comenzaron a contarse por docenas.

Durante toda la noche, cientos de comercios fueron arrasados y quemados. Todo frente a la inactividad policial quien decidió permanecer acuartelada, con excepción de algunos grupos que siguieron patrullando la ciudad y trataron de contener a las masas que se llevaban todo lo que encontraban a su paso. Los comerciantes salieron a la calle acompañados por grupos de vecinos armados, y armaron barricadas intentando defender sus pertenencias.

Por impericia -o por falta de poder-, nadie del gabinete provincial pudo hacer nada para levantar la huelga que duró hasta después del mediodía del día siguiente. Fue cuando el gobernador José Manuel de la Sota volvió de urgencia un viaje por Centroamérica y encontró una ciudad incendiada. 

Desde ese momento hasta el día de hoy se removió toda la cúpula policial, y hay apenas poco más de 150 imputados por los desmanes, entre policías y civiles. La única víctima fue Javier Alejandro Rodríguez, de 20 años y su familia reclama justicia. “A mi hijo la policía lo mató como a un perro” asegura la madre quien pide a gritos que se investigue el hecho.

Toda la ciudad celebró hoy actos de recordación de la triste jornada. Referentes de los diferentes partidos políticos se expresaron al respecto: uno de ellos fue la alianza PRO – UCR y Frente Cívico que emitió un comunicado público que remarca que "la de hoy, debe ser una jornada de memoria para recordar los violentos hechos que tuvieron en vilo a toda la sociedad cordobesa".

"Para que las calles y rutas no vuelvan a estar abandonadas de cualquier vestigio de protección o autoridad, debemos recordar para no cometer la torpeza de encajonar aquella noche como otro grave hecho delictivo", sostiene el comunicado.

(*) Especial para Perfil.com



Ariel Bogdanov (*)