SOCIEDAD QUEJAS POR EL CALOR INTENSO Y LAS CANILLAS DE AGUA CERRADAS


Cómo fue la fiesta por dentro: cuentan que circulaban distintos tipos de pastillas

PERFIL COMPLETO

En la fiesta Time Warp, en Costa Salguero, que terminó ayer a la madrugada con cinco jóvenes muertos por consumo de drogas y cinco hospitalizados graves, apenas se podía respirar. La multitud superaba las 10 mil personas y, según testigos dentro del predio, se podían conseguir fácilmente distintos tipos de pastillas. Era la tercera vez que desembarcaba en Argentina uno de los eventos de música electrónica más famosos del mundo, de origen alemán, pero esta vez todo terminó en tragedia.

Dos de las víctimas, de 21 y 25 años, fueron encontradas sin vida en el lugar. A pesar de tener un servicio de emergencias privado, con dos ambulancias, médicos, socorristas y un puesto sanitario, la gravedad de la situación exigió convocar al SAME, que al llegar encontró a más jóvenes con problemas cardiorrespiratorios, hipertermia y temperaturas de hasta 42 grados producto de  la ingesta de psicofármacos. Uno de ellos, de 22, murió mientras era trasladado al Hospital Fernández, donde otro perdió la vida. El quinto falleció mientras era atendido en el Hospital Rivadavia. Al cierre de esta edición, otros cinco seguían internados y los médicos trabajaban para desintoxicarlos.

“Ayer, como generalmente pasa en este tipo de fiestas, circulaban drogas: éxtasis y metanfetaminas son las más comunes. Los que van saben que adentro se pueden conseguir, aunque más caras. Vas preguntando en el lugar hasta que encontrás a alguien que venda”, contó a PERFIL Matías, que asistió a la fiesta pero salió antes “porque el ambiente era realmente sofocante y no corría aire”.

Para el evento, cuya entrada costaba $ 550 por día o $ 950 para viernes y sábado, habían sido alquilados los pabellones 2, 3 y 5 de Costa Salguero. En los galpones tocaban en simultáneo los DJ, unidos por un patio descubierto.

En el medio, las barras vendían alcohol y bebidas energizantes, pero la crítica repetida era por el precio del agua: 50 pesos la botella. “Fui con amigos, pero nos volvimos antes porque estábamos incómodos por la multitud y el calor”, coincidió Federico, otro joven presente. En las redes sociales se multiplican las críticas y denuncias que decían que estaba cortada el agua de las canillas, para que tuvieran que comprarla.

La segunda fecha, que se realizaba ayer a la noche, quedó suspendida. La fiesta, bautizada como Túnel del Tiempo, se realiza hace veinte años, siempre en predios cubiertos.



Rosalía Draletti