SOCIEDAD

Cómo funciona el sistema de búsqueda de personas perdidas

Red Solidaria y Missing Children explicaron a Perfil.com qué rápidos procedimientos se generan a partir de la desaparición.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Los recientes casos desaparición de personas como Damián Stefanini y Mariano Benedit generan no sólo conmoción en la opinión pública, sino el inicio de todo un mecanismo solidario y estatal de búsqueda que involucra a organizaciones no gubernamentales, movimientos, medios de comunicación, y a diversas comunidades del país. Pero, ¿cómo se activa y cómo interactúan entre sí todos estos elementos?

Para dar con el paradero tanto de menores como de adultos, las familias tienen distintos caminos para solicitar ayuda y encaminar la búsqueda. Desde Red Solidaria y Missing Children explicaron a Perfil.com qué factores y consejos hay que tener en cuenta.

Lidia Grichener, presidenta de Missing Children Argentina (MCA), explicó que el pedido de ayuda puede surgir desde distintos lugares.

"Nosotros recibimos la solicitud de las familias, un maestro, un vecino, alguien que pasa por la calle y ve algo. Es que la gente se conmueve y nos pide ayuda ante la desaparición de un menor. También recibimos pedidos de la Policía y desde distintas fuerzas de seguridad. Nos piden colaboración incluso desde la Justicia", detalló la titular de MCA.

Su principal trabajo además es contener a las familias. "Somos una ONG chiquita de 28 personas, lo que hacemos es acompañar a quienes sufren la desaparición de un niño o niña. Aunque a veces la Policía sólo nos pide ayuda en la difusión y no tenemos contacto con la familia". Y remarcó: "Si la familia no hizo la denuncia policial, lo primero que pedimos es hacerla. Cuando tenemos la autorización comenzamos la difusión en distintos lugares".

Similar estrategia inicial lleva a cabo la Red Solidaria. Su principal referente Juan Carr dijo a Perfil.com: "Nosotros no somos una ONG, somos un movimiento o comunidad que se organiza. No hay profesionalismos, hay sentido común. Se trata de mucho tiempo de práctica de una comunidad ya preparada para estos casos, que se organiza para ayudar".

"Lo primero que proponemos a quien sufre la pérdida de un chico o un adulto es lo que podemos definir como 'armar un escándalo'. No hay razones para no hacerlo cuando uno supone que está en riesgo una persona que conoce. Hay muchas personas que por vergüenza o por temor a quedar mal (por si el desaparecido aparece luego de una aventura, por ejemplo), no hacen la denuncia correspondiente. Pero nosotros decimos que no hay razón para sacar el pie del acelerador. Y si uno hace un papelón, bienvenido sea, porque los hemos hechos y los seguiremos haciendo. El tiempo inicial de búsqueda es valiosísimo", recomendó Carr.

El titular de la Red Solidaria y generador de decenas de campaña de concientización explicó que la estrategia de búsqueda se basa en una "trilogía de acciones". "Primero, hay que hacer la denuncia tanto en la comisaría, como en el juzgado y en la fiscalía. Proponemos las tres. Y nosotros agregamos además hacerla también en bomberos voluntarios del lugar y en la defensoría del pueblo de cada localidad. Segundo, organizar a la comunidad de amigos y familia para movilizar mejor la búsqueda y los resultados. Se trata de armar un equipo. Tercero y último, la comunicación. Por un lado, las redes sociales, que se pongan en acción todas. Pero más importante, la comunicación clásica, la prensa gráfica, los portales de noticias, la radio, la televisión, siendo siendo las armas más poderosas".

"A esto hay que sumarlo todo lo que se le ocurra además al equipo que se formó: salir a hacer una caminata, marchas, pegatinas, etc. No hay que detenerse", puntualizó.

Respecto de las redes sociales, Grichener de Missing Children informó que su ONG cuenta con una aplicación llamada "Bandera Blanca", que permite avisar cuando el chico desaparecido, fue finalmente encontrado para que no se siga circulando el email de búsqueda. En cuanto a la difusión, MCA logró además que las fotos de los chicos desaparecidos sean publicadas en diarios y hasta en las facturas de servicios como ABL, Rentas, Aysa, Arba, etc.

¿Y qué cuidados hay que tener con las imágenes, fotografías o videos de las personas en búsqueda? Carr argumentó que "si no está hecha la denuncia en la Justicia, y ésta no lo autoriza, no se puede exponer la foto de la persona, no sólo en el caso de que se trate de menores, sino por los derechos individuales de las personas, porque puede ser que la persona se haya ido por su propia voluntad. Sin embargo, la búsqueda se puede hacer perfectamente sin la foto, describiendo a la persona".

Grichener, por su parte, opinó que "hay ser cuidados con ese punto". "El tema de las autorizaciones es importante. A veces recibimos pedido tipo 'quiero que se publique ya la foto de mi hijo'. Ante este tipo de situaciones, las dividimos en dos autorizaciones. Cuando es una sustracción entre padres, por ejemplo, hay personas que opinan que no es un chico perdido porque al menos está con alguno de los dos. Hay chicos que aparecen recién luego de 10 años. En estos casos, la única manera que tenemos es con la autorización de un juez. Cuando no son situaciones parentales, pedimos la denuncia policial, la autorización expresa del padre, madre o tutor. Muchas veces esto ya consta en la denuncia policial, junto con la foto del menor".

Por último Carr subrayó que es importante "no detenerse" y no tener miedo de "exagerar". "Todo desde el primer segundo es de importantísima ayuda", dijo. A la par, Grichener, informó que en la mayoría de los casos "es cuestión de horas", sobre todo "cuando se tiene que ayudar a familias que no conocen Internet ni las herramientas de difusión".

Y concluyó: "Gracias a todo esto podemos afirmar que el 93% de los casos que llegan a Missing Children logran ser recuperados".



Emiliano G. Arnáez