SOCIEDAD DESENLACE FATAL

Cómo se quebró la relación entre el empresario español y su yerno

La idílica relación que terminó en un homicidio.

Las claves del asesinato del empresario español que llevaron a la Justicia a detener a su yerno.
Las claves del asesinato del empresario español que llevaron a la Justicia a detener a su yerno. Foto:Télam

El empresario español Roberto Fernández Montes tenía una relación casi idílica con su yerno, Santiago Corona, hasta que ocho meses atrás las cosas se quebraron. La tensión entre ambos creció y hubo amenazas que no fueron tomadas en serio hasta que finalmente derivó en el homicidio conocido esta semana.

Trece años hacía que se conocían Fernández Montes y Corona, cuando éste último empezó a salir con la hija mayor del empresario, Natalia, la misma que lo entregó a las autoridades tras descubrir que su marido había sido uno de los que mató a su padre. Hasta llegaron a convivir dos años en el departamento de la calle Aranguren al 36 hasta que el matrimonio pudo comprarse un departamento. 

Fue hace ocho meses cuando Fernández Montes empezó a sospechar de su yerno al percatarse de irregularidades en la empresa familiar "Mini Vial" que le había dejado a cargo. "Roberto se dio cuenta de que algo andaba mal cuando se rompió una máquina y llamó al seguro. Le dijeron que hacía meses que no se pagaba", revelaron allegados a la familia según precisó el diario Clarín.  

Tras esa primera señal se descubrió que la empresa dedicada al alquiler de maquinarias para la construcción tenía menos ganancias y se detectaron deudas y falta de dinero. Ese fue el momento en el que suegro y yerno empezaron a intercambiar acusaciones y reproches hasta que en noviembre Corona empezó con las amenazas.

"Decile a tu papá que deje de ensuciarme porque el que va a terminar preso es él, voy a llevar todo a la Justicia. Que no se meta conmigo", dijo Corona en un mensaje de voz que envió a Giselle, su cuñada. Pese al tono agresivo de las amenazas Fernández Montes las minimizó: "Tranquila, este es un estúpido, no puede matar a nadie", le dijo varias veces a su hija menor. 

No obstante, finalmente Corona junto con otros dos cómplices asesinó a su suegro y puso punto y final a su historia.