SOCIEDAD CONTRA LA REFORMA

Con 30 colegios tomados, los estudiantes porteños marcharon y siguen sin clases

Más de 1.500 alumnos manifestaron su rechazo a los cambios que propone el gobierno de la Ciudad. Los rectores ven difícil recuperar los días de estudio perdidos desde el 29 de agosto.

Consignas. Pideron que el ministerio de Educación porteño los reciba “para discutir los cambios”.
Consignas. Pideron que el ministerio de Educación porteño los reciba “para discutir los cambios”. Foto:obregon

En el marco del 41º aniversario de La Noche de los Lápices, los estudiantes secundarios de todo el país salieron a las calles. En la Ciudad de Buenos Aires, además, en un contexto de colegios tomados, la marcha estuvo marcada por los reclamos contra la reforma de la escuela secundaria que impulsa el gobierno porteño para el próximo año, contra el supuesto instructivo antitoma que recibieron los rectores en los últimos días y por la aparición con vida de Santiago Maldonado.

La marcha comenzó pasadas las 17 desde el Palacio Pizzurno en dirección al Ministerio de Educación porteño y convocó más de mil personas. “Creemos que es una reforma inconsulta e improvisada, porque estamos a seis meses de su implementación y sólo se conocen veinte diapositivas. Creemos que los estudiantes y los docentes tenemos que participar de las decisiones”, dice Andrés, estudiante del Colegio Nacional de Buenos Aires. “Quieren dibujar el fracaso de la NES (Nueva Escuela Secundaria) con un nuevo plan diseñado por consultoras internacionales”, aportó Gonzalo, papá de un estudiante del Carlos Pellegrini. En ambos colegios, las tomas se mantienen pese a que, por tener autonomía universitaria y no depender del ministerio, ya anunciaron que no aplicarán la reforma.

“El problema esencial es que los reclamos de la toma son ajenos al colegio, no hay reclamos internos. Lo que se agrega en nuestro caso es que estuvimos más de veinte días sin clases por el paro docente por las paritarias universitarias. Si se toman en cuenta los dos conflictos, los chicos van a estar casi un mes sin clases”, manifestó a PERFIL Gustavo Zorzoli, rector del Colegio Nacional de Buenos Aires. “Estaba terminando el segundo trimestre, por lo cual la toma dificulta todo aún más, lo mismo ocurre con la discontinuidad para los alumnos recién ingresados, es un impacto negativo para los chicos”, agregó.

En el caso del Carlos Pellegrini, que también depende de la Universidad de Buenos Aires, el rector Leandro Rodríguez convocó a los padres a asistir a una reunión en la escuela el lunes, para buscar alternativas a la toma, que ya lleva diez días. “Venimos dialogando con los alumnos para que entiendan que hay otras metodologías para hacerse escuchar. Hay un levantamiento de la toma para realizar el curso de ingreso este sábado, y esperemos que el lunes se levante”, dijo Rodríguez a PERFIL. Y consultado acerca de cómo se van a recuperar los días perdidos –hasta ahora, siete–, explicó que cursarán hasta los últimos días de diciembre. “Vamos a reprogramar el calendario. Nuestra última mesa de examen va a ser el 29 de diciembre”.

“Hay docentes que durante el día van a realizar actividades y a la noche hay un cronograma armado de padres que se quedan con los alumnos. Los chicos no quedan nunca solos. No entra nadie que no es de la escuela”, aportó por su parte Viviana Alonso, vicerrectora de la Escuela Normal Nº 8 de San Cristóbal.

Mientras tanto, el conflicto, que comenzó el 29 de agosto, se profundiza. Ayer, ya eran treinta las escuelas tomadas contra la reforma educativa que plantea, entre otros cambios, la realización de prácticas profesionales en quinto año (ver aparte). Desde el Ministerio de Educación buscan que los estudiantes levanten la medida para iniciar el diálogo.


Acuña negó la validez del instructivo antitoma

Ayer, la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, se presentó ante la jueza Elena Liberatori, quien suspendió con una medida cautelar la aplicación del instructivo antitoma, donde se indicaba que los rectores de las escuelas tomadas debían denunciarlo en la comisaría.

Acuña se presentó ante la magistrada pasado el mediodía. Y rechazó que los instructivos hayan sido presentados oficialmente –de hecho, no tenían firma– aunque admitió que salieron desde un mail del ministerio, por lo que investigarán quién los envió.

A la salida, y pese a que las tomas continúan, la ministra aseguró que la reforma planteada continuará su curso a partir del año que viene. Primero, en 17 escuelas. “Nueva Secundaria es un proyecto que venimos construyendo desde 2006 con las autoridades de los colegios. La idea es que las clases vuelvan a la normalidad para que los chicos puedan construir su futuro en la escuela”, sostuvo en diálogo con los medios.


Por Josefina Hagelstrom y Claudio Corsalini | Producción: Fernando Maldonado.



J. Hagelstrom y C. Corsalini