SOCIEDAD PARA CUIDAR EL BOLSILLO

Consorcios cambian porteros por empresas de limpieza

Unos 2 mil edificios porteños ya no tienen encargado permanente. Los costos.

Foto:Cedoc

La teoría dice que si las expensas aumentan sistemáticamente –el mes pasado subieron 20%– los consorcistas deben reasignar recursos y disminuir gastos fijos. Llevado a la práctica, la manera de aplicarlo que han encontrado en muchos edificios fue el reemplazo de los encargados permanentes por otros part-time o por empresas de limpieza, que si bien en algunos casos no colman las expectativas de los propietarios, al menos les ayuda a cuidar el bolsillo. La tendencia se inició en los últimos años y crece a un ritmo de entre 10% y 15% anual.

El sueldo del portero registró este año un ajuste del 33%. Con sus adicionales (limpiar bronces, baldear veredas o llevar la basura hasta el contenedor) y cargas sociales, representa entre el 60% y 70% de las expensas. El monto se hace difícil de afrontar, en especial en aquellos consorcios poco numerosos. Y es por eso que, actualmente, y según datos del sector, unos 2 mil edificios porteños son mantenidos a diario por empresas de maestranza.

Estas firmas envían una cuadrilla de empleados que, en pocas horas, cumplen con las tareas de limpieza. Sin embargo, la figura de portero, a quien se puede acudir ante una emergencia a cualquier hora, resulta para muchos irreemplazable. Pese a eso, desde el Sindicato de Obreros de Maestranza (SOM), su secretario adjunto, Leandro Cardinale, defiende la tendencia: “Es una realidad que se genera a partir de la intención de los consorcios de bajar sus costos. La maestranza dejó de lado la vieja metodología de la escoba y un trapo de piso para limpiar. Es una profesión, que se actualiza y especializa cada vez más”, explica.

La ley vigente no establece la obligatoriedad de tener un encargado. Sin embargo, dadas las necesidades lógicas, resulta imprescindible la presencia de una persona, aunque sea por unas horas, que se encargue de las tareas.

El punto 4.8.8.0 del Código de Edificación señala que toda construcción nueva “que conste de 15 o más unidades o supere los 800 metros cuadrados o tenga cuatro o más pisos deberá poseer una vivienda destinada al encargado de edificio”. La unidad, además, debe contar con los mismos servicios que las restantes. Y justamente es en la vivienda del encargado donde muchos consorcistas ponen la mira a la hora de abaratar costos. Encargarle la limpieza a una empresa libera una unidad en el edificio que puede ser alquilada –y generar una renta– o bien transformarse en un SUM (salón de usos múltiples).

Para Samuel Knopoff, de la Federación de Asociaciones de Consorcio, la tendencia se acentuó el último año. “En algunos edificios lograron bajar sustancialmente el valor de las expensas. La medida no fue fácil y provocó discusiones, pero a fin de mes, todos están contentos”, dice. El sueldo promedio de un empleado de maestranza alcanza los $ 4.200. El que reciben los encargados, con antigüedad, supera los $ 10 mil mensuales.

Desde el Sindicato Unico de Trabajadores de Edificios de Renta y Horizontal (Suterh), su titular, Víctor Santa María, reconoce la tendencia pero relativiza las consecuencias para su gremio: “Nosotros firmamos un acuerdo con el Sindicato de Obreros de Maestranza (SOM) y cada empleado de estas empresas que desarrolle tareas de encargado de edificio, queda inmediatamente incluido y enmarcado en nuestro gremio”. En la actualidad, cerca de 69 mil trabajadores se encuentran agrupados en el Suterh, tanto permanentes (con vivienda) como part-time. Estos últimos, reciben un salario 25% superior a los primeros.

Puerto Madero, Recoleta, Palermo y Belgrano son los barrios en los que más rápidamente proliferó la iniciativa.



Claudio Corsalini / Patricio Navarra