SOCIEDAD


Continúan las lluvias en Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos y se estiman pérdidas millonarias

Las precipitaciones se extenderán hasta la semana próxima. En Santa Fe ya declararon la emergencia agropecuaria.


Foto:Télam

Las lluvias récord de abril continuarán durante la próxima semana. Las precipitaciones dejaron hasta el momento un saldo millonario de pérdidas, con cientos de miles de hectáreas de campos productivos inundados. También provocaron caminos anegados e intransitables, vacas lecheras con barro hasta las ubres y brotes de soja y sorgo colgando de las plantas aún no trilladas.

Según informes privados y gubernamentales, la peor situación es la que afrontan la producción en Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos por el impacto de las precipitaciones registradas. Además existe la posibilidad -según el pronóstico oficial- de nuevas tormentas durante el fin de semana en sur santafesino, el Litoral y norte de la región pampeana, según informó la agencia DyN.

La provincia de Santa Fe cuenta con cerca de tres millones de hectáreas inundadas por efecto de las continuas lluvias, lo que provocó la pérdida de al menos un millón de toneladas de soja de primera. Esto motivó la decisión del gobierno de Miguel Lifschitz de acelerar la declaración de emergencia agropecuaria.

El ministro de Gobierno santafesino, Pablo Farías, afirmó que frente a las inundaciones se necesitará avanzar con la "declaración nacional de emergencia agropecuaria en toda la provincia, debido a que actualmente solo está declarada en los departamentos de la costa y de General López".

Según datos aportados por la Bolsa de Comercio y el Ministerio de la Producción santafesinos, las lluvias durante abril condicionó 2,8 millones de hectáreas de departamentos del centro y norte provincial, perjudicando la producción ganadera y tambera, principalmente.

Informes técnicos privados y gubernamentales advirtieron que en Santa Fe "ya se perdieron 1.000.000 de toneladas de soja de primera que no se logró cosechar y se bajó el rinde previsto para el fin de la campaña a 2.900 kilos por hectárea, aunque se estima que dicho rendimiento también podría volverse a recortar.

En las zonas arroceras de dicha provincia, las tormentas causaron la pérdida del 50 por ciento de las 4.000 hectáreas cultivadas con arroz que no se lograron trillar, por la imposibilidad de posibilitar el ingreso de cosechadoras y camiones a los campos.

Por otra parte, en Córdoba, las intensas lluvias registradas desde hace dos semanas aumentan también el riesgo de pérdidas en la producción granaria por la imposibilidad de levantar los granos en los lotes de soja de primera y pone en una situación extrema a localidades como Pozo del Molle.

Según fuentes de la Federación Agraria Argentina, la pérdida de cultivos en el sur cordobés por inundación o anegamiento de campos tiene como base un cinco por ciento, aunque en los casos más comprometidos estas pérdidas rondan el 50 por ciento de los granos cultivables.



Redacción de Perfil.com